El colombiano James Rodríguez conquistó el corazón de sus compatriotas con su brillante actuación en la Copa Mundial Brasil 2014 y ahora durante la presentación como el nuevo fichaje del Real Madrid es muy probable que haya crecido su séquito de seguidores debido a su gesto con un hincha.

En medio de la "fiebre amarilla" que se apoderó del estadio Santiago Bernabéu, un fanático con la camisa de la selección cafetera invadió la cancha para abrazar a su compatriota antes de ser agarrado y lanzado al terreno por la seguridad en el recinto.

Al ver lo que estaba sucediendo, James intervino con los agentes pidiéndoles calma e inclusive ayudó a escoltar al fanático hacia las gradas no sin antes regalarle un balón. Un gesto muy noble por parte de James que quizás salvó al muchacho de recibir algún golpe para lamentar.