La lucha contra el mosquito Aedes Aegypti, principal transmisor del virus chikunguña, continúa en todos los rincones del país a través charlas informativas, la abatización, la fumigación y la destrucción de criaderos.

En el barrio San Sebastián de Managua, el Ministerio de Salud, efectuó una intensa jornada de trabajo llamando a la población a colaborar para que el chikunguña no llegue a los hogares nicaragüenses.

La directora del Centro de Salud Sócrates Flores, doctora Herminia Kuan, indicó que esta enfermedad es fácil de evitar si se ponen en práctica las adecuadas medidas sanitarias dentro de las viviendas.

Kuan dijo que para el Ministerio de Salud la prioridad es la concientización ciudadana de que la limpieza evita no solamente el virus chikunguña sino otras enfermedades como el dengue y las diarreas.

Por su parte la población aseguró estar clara que solo con su colaboración el país podrá evitar una epidemia.

“Aquí vienen a fumigar y a abatizar a cada rato y yo les abro la puerta (a los brigadistas) porque es por el bien de uno mismo”, dijo la pobladora Danelia Sandino.

“Yo mantengo todo limpio, no tengo recipientes destapados que acumulen agua, porque se que el zancudo lo usa como criadero y lo que menos quiero es que aquí en la casa nos enfermemos”, aseguró Sandino.

De la misma forma se expresó Juniet Palacios, para quien “el gobierno se está demostrando su preocupación por la salud del pueblo".

“A mí me parece muy bien que anden en los barrios, para que la gente tome conciencia de que es bueno tener limpias las casas”, manifestó esta pobladora.

Uno de los principales elementos de lucha contra el mosquito Aedes Aegypti es el abate, el cual no es toxico y tiene un período de acción de más dos meses.