El presidente chino, Xi Jinping, expresó aquí su convicción de que su visita a Cuba abrirá una nueva etapa de la cooperación amistosa de beneficio mutuo entre las dos naciones.

"Me asiste la convicción de que, con los esfuerzos aunados de ambas partes, esta visita cumplirá con los propósitos de fomentar la amistad, ahondar la confianza mutua, ampliar la cooperación e impulsar el desarrollo, abriendo una nueva etapa de la cooperación amistosa de beneficio mutuo entre China y Cuba", afirmó Xi, en una declaración por escrito entregada a la prensa, tras su llegada a esta capital.

El mandatario chino llegó esta noche al capitalino aeropuerto internacional José Martí, en cuya losa fue recibido por el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel y miembros de la misión diplomática china en esta nación caribeña.

Estoy a la expectativa de realizar un profundo intercambio de opiniones con el presidente Raúl Castro y los otros dirigentes cubanos acerca de la agenda bilateral y los temas de interés común, sostuvo Xi.

Ello, precisó, permitirá hacer un balance global de las experiencias del desarrollo de los lazos binacionales y realizar la planificación de largo plazo sobre el futuro desarrollo de los nexos bilaterales.

Tras señalar que en la actualidad, tanto China como Cuba se encuentran en una etapa crucial para su respectivo desarrollo, Xi manifestó que su país ha tocado el clarín para la profundización integral de la reforma.

En tanto, prosiguió, Cuba ya se encuentra impulsando de forma integral la actualización del modelo económico, lo cual constituye nuevas e importantes oportunidades de fomento de los lazos chino-cubanos.

Recordó que en 1960, Cuba se convirtió en el primer país de América Latina y el Caribe en establecer relaciones diplomáticas con China, con lo cual -destacó- "se abrió una nueva época para el desarrollo de los lazos entre China y los países de la región".

A lo largo de estos 54 años, exaltó Xi, "los vínculos bilaterales han pasado las pruebas de las vicisitudes internacionales para convertirse en buenos amigos, compañeros y hermanos, aportando positivas contribuciones en aras de fomentar la unidad y cooperación de los países en vías de desarrollo y salvaguardar sus intereses comunes".

El presidente chino dijo que atendiendo la gentil invitación formulada por el presidente Raúl Castro, es para él motivo de suma complacencia realizar una visita de estado a Cuba.

"Estar de nuevo en La Habana tres años después de mi visita anterior me produce una gran sensación de familiaridad y cariño. Quisiera expresar, en nombre del gobierno y el pueblo chinos, nuestros cordiales saludos y mejores votos al hermano pueblo cubano", indicó el mandatario del gigante asiático.

Xi realiza en Cuba la última escala de su segunda gira por América Latina y el Caribe, que incluyó estancias en Brasil, Argentina y Venezuela.

El primer recorrido del presidente chino por Latinoamérica fue en junio del año pasado, cuando estuvo en Costa Rica, Trinidad y Tobago y México.

Xi Jinping sostendrá conversaciones oficiales con el presidente Raúl Castro y desarrollará otras actividades.