Instigaron a delincuentes comunes a perpetrar una acción abominable y criminal contra indefensos e inocentes simpatizantes sandinistas.
Surtió efecto la publicitada cruzada de la existencia de supuestos grupos armados, y se les cumplió el deseo que se produjera una matanza que les permitiera sustentar sus falsas aseveraciones.

La sistemática campaña de la existencia de supuestos grupos armados fue orquestada desde ciertos púlpitos, asociaciones de derechos humanos, las oscuras páginas de un periódico que ha perdido toda credibilidad entre los nicaragüenses, las oficinas de las seudocomisiones de derechos humanos o un minúsculo grupo político que ha azuzado a las comunidades indígenas para que sus habitantes se levanten contra el gobierno del presidente Daniel Ortega,por la construcción del Gran Canal Interoceánico, que solamente bienestar y progreso traerá a nuestro pueblo.

La matanzade cinco inocentes que participaron de la celebración del 35 aniversario de la Revolución Popular Sandinista, el pasado 19 de julio, acción criminal que además ocasionó que familiares de las víctimas quedarandesamparadas, traumatizados y marcados para toda la vida.

Posición gallo gallina

Quedaron niños y adolescentes huérfanos, esposos viudos, esposas viudas y abandonadas porque sus compañeros constituían el único sustento de su hogar.

Los verdaderos instigadores y culpables de la masacre ahora condenancínicamentelos asesinatos, y como buenos traidores y cobardes, publican “comunicados” de presuntos grupos armados inventados por ellos mismos en su sala de redacción, la casa cural de ciertos religiosos, las oficinas de las comisiones “defensoras” de derechos humanos o el movimiento políticoque ha pretendido sin apoyo alguno, recobrar el poder que disfrutaron en los años ochenta.

La misma Prensa se auto descalifica porque en su publicación ofreceeldespliegue de un supuesto grupo armado reivindicando la cobarde y criminal actuación contra civiles, y en otra de sus páginas, aparece otra agrupación “armada” guardando distancia de los hechos repudiables.

Pretenden reeditar conflicto armado

La guerra siempre ha sido un negocio redondo para algunos, y por ellopromuevenun conflicto armado y alentado desde las nefastas páginas del diario La Prensa a cuyos propietarios les dejómillonarios dividendos para su “negocio de comunicación”en los años ochenta, que en realidad actuaba como el brazo ideológico interno de la contrarrevolución financiada por el gobierno de Estados Unidos.

Los grupos armados irregulares con fines políticos jamás atacan a civiles desarmados e indefensos, por el contrario, hostigan y se enfrentan a personal militar regular de una nación entrenado para defenderse.

Por esta razón tampoco es casual que grupúsculos radicalizados y financiados con recursos externos, incluyendo fondos de Estados Unidos, promuevanmicro protestas auto atacándose físicamente para victimizarse, en un afán por un inmenso malestar contra elgobierno que preside el legítimamente electo presidente Ortega.

Las autoridades policiales deberán poner todo su empeño y están obligados a cumplir a cabalidad el compromiso de la Primera Comisionada AmintaGranera,quien prometió que los autores materiales de esta matanza serán capturados y juzgados conforme las leyes de nuestro país.

La Policía también debería echarle una mirada a los autoresintelectuales de este quíntuple crimen que están a la vista del pueblo, aunque se oculten detrás de fachadas de “organizaciones políticas, civiles, humanitarias o de medios de comunicación”.