La Coordinadora del Consejo de Comunicación, Compañera Rosario Murillo, aseguró que tras la masacre ocurrida el pasado sábado en el departamento de Matagalpa, Nicaragua se ha unido en el amor, la reconciliación y en el dolor pero sin rencor alguno.

Durante un responso religioso en homenaje a las víctimas, celebrado este lunes en la Casa de los Pueblos, por Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando, y en presencia del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, la Compañera Rosario manifestó que este dolor no llama al odio, sino que más bien pide a Dios consuelo y fortaleza para seguir llenando Nicaragua de amor sublime, de espiritualidad y de conciencia.

“Nicaragua se ha unido en amor, se ha unido en la reconciliación y se ha unido en el dolor sin rencor, en el dolor que no promueve odio, en el dolor que pide a Dios consuelo y fortaleza para seguir llenando la patria, los hogares, las conciencias de amor sublime, de espiritualidad profunda, de conciencia crecida, de alas para volar por encima de la pequeñez, de la miseria, de todas las pobrezas”, subrayó Rosario.

“Nos hemos propuesto avanzar contra la pobreza y no solo la pobreza material sino la pobreza de espíritu, esa que lleva a unos cuantos, a unos pocos a conservar otras culturas, culturas trasnochadas, sentimientos trasnochados, sentimientos desfasados que no calzan en estos horizontes que gracias a Dios, y de la mano de Dios, hoy evitamos”, expresó.

El pueblo quiere paz y prosperidad

La compañera aseguró que esos horizontes son para asegurar la paz y para generar la prosperidad que todo el pueblo quiere y merece.

Al respecto, recordó que el pasado sábado, durante la celebración del 35/19, en los ojos de los nicaragüenses se veía más que otra cosa la esperanza crecida.

“Para nosotros esa esperanza crecida y esa necesidad de esperanza se convierte en compromiso de unidad y de servicio. Para nosotros como equipo de trabajo de nuestro Comandante-Presidente (Daniel) esa esperanza y esa necesidad de esperanza es compromiso de buscar cómo servirle mejor cada día a nuestro pueblo para que vayamos haciendo todos juntos realidad cada uno de esos sueños”, subrayó.

Debemos elevarnos sobre las miserias

La compañera dijo que luego recorrer tantos caminos con Fe y Amor hoy los nicaragüenses son seres humanos mucho mejores que antes.

“Somos capaces de trascender todas las miserias y le pedimos a Dios que nos permita continuar elevándonos sobre todas las miserias, promoviendo siempre el bien común, siendo instrumento de paz, de cariño, siendo todo el tiempo no solo mensajeros sino actores, protagonistas del cariño, de la paz, de la hermandad”, afirmó.

“Decimos que en Nicaragua hay libertad, la dignidad está en alto, hemos alcanzado la practica fraternal y solidaria y así queremos seguir”, añadió.

Para la compañera Rosario el mejor homenaje que se le puede rendir a los mártires y profetas de Nicaragua es seguir construyendo el porvenir en libertad, dignidad, fraternidad y con conciencia de patria.

“Somos un solo corazón sintiendo dolor y amor y convirtiendo esos sentimientos profundos y esenciales en avance de nuestra conciencia y aprendizaje y sobre todo en la capacidad que debemos seguir cultivando para que desde el amor seamos fuertes, seamos valientes, seamos capaces de ser serenos, de ser cálidos y se ser sabios. Nicaragua quiere sabiduría y la sabiduría es el amor”, expresó.

Rosario indicó que Nicaragua ha pasado de la oscuridad a la luz, de ahí que continuará en la luz con la fuerza formidable, la valentía y la capacidad de soñar que tiene todo el pueblo nicaragüense.