Legisladores sandinistas alzaron su voz de condena y rechazo contra las acciones violentas ocurridas en el sector de la comunidad El Carmen, en Ciudad Darío, que dejaron como resultado la muerte de cinco ciudadanos nicaragüenses que participaron de la Fiesta Nacional del 19 de Julio.

La Primer Secretaria de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, compañera Alba Palacios, señaló que las sujetos que utilizaron la oscuridad de la noche para promover muerte y dolor de las familias, solamente pueden ser calificados como seres inhumanos.

Sostuvo que estas acciones deben ser condenadas e hizo un llamado a los nicaragüenses a ser instrumentos de paz, a como recomendó el propio Presidente de la República Daniel Ortega en las palabras centrales del 19 de julio.

“Condenamos estas acciones y damos toda nuestra solidaridad, todo nuestro amor y nuestro pesar a los familiares de estos [email protected] que fueron vilmente asesinados por manos criminales y con objetivos muy oscuros y que lógicamente no van a lograr perturbar la Paz, el Amor, la reconciliación y el desarrollo que nuestro gobierno está desarrollando por una Nicaragua libre, sin hambre y en igualdad”, expresó Palacios.

En tanto Filiberto Rodríguez, diputado por el departamento de León, señaló que la actitud de las familias ante esto, debe ser de rechazo, pero también de ganas de seguir fortaleciendo la paz que hemos venido alcanzados estos últimos años.

“Esto es condenable y nosotros llamamos a todos los medios, a todas las organizaciones que se solidaricen con las familias y que condenen esta acción, pero no solamente con la familia de los fallecidos, sino también con la familia sandinista, ya que eran [email protected] nuestros que venían de una celebración de una aniversario más de la Revolución, iban tranquilos, no iban ofendiendo a nadie, iban para sus casas contentos”, dijo Rodríguez.

Agregó que “no tiene nombre este asesinato” y la manera en que le cegaron la vida a las cinco personas y las lesiones que sufrieron otra buena cantidad de personas.

“Hay ahora familias enlutadas y de nuevo la sangre corriendo en Nicaragua, no es posible pues cuando nosotros hemos venido predicando, promocionando y haciendo grandes esfuerzos para que en Nicaragua reine la Paz”, añadió el legislador sandinista que espera que el crimen sea resuelto en los próximos días.