Los sectores sociales y políticos del país siguen expresando sus muestras de rechazo por los actos que cegaron la vida de cinco compañ[email protected] sandinistas que regresaban a sus hogares luego de participar de la Fiesta Nacional del 19 de Julio. El subprocurador de Derechos Humanos Adolfo Jarquín Ortel apoyó la labor de la Policía para encontrar rápidamente a los culpables para que les caiga el peso de la ley.

“Este es un acto terrorista, un acto criminal que tiene que ser condenado por todos los sectores de la sociedad nicaragüense, debe ser repudiado porque nosotros en Nicaragua hemos avanzado consolidando una paz, una democracia estable y duradera en Nicaragua y muy especialmente en el último hemos vivido un gobierno de Paz, de Reconciliación y Unidad Nacional”, señaló Jarquín.

Agregó que estos actos son violatorios al derecho a la vida, atentan contra el libre derecho de movilización de las personas, atentan contra la libre escogencia política y contra la estabilidad y democracia del país.

“En las actuales circunstancias no cabe ningún resentimiento, ya hemos vivido una etapa (de guerra) y venimos consolidando una paz firme y duradera que se inició con Esquípulas II y que este Gobierno Sandinista la ha venido profundizando. Aquí se ha profundizado la democracia, la estabilidad y ha buscado cómo restituir los derechos de la población, son actos deleznables y que no pueden ser aprobados por ningún sector de la población”, señaló el Subprocurador de Derechos Humanos.

Critican al PLI por justificar crímenes contra la familia

El diputado por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) Wilfredo Navarro dijo que estos actos pueden ser tipificado como acciones terroristas.

“Este no puede considerarse más que un acto terrorista de personas resentidas que no pueden enfrentar la situaciones con la razón y el diálogo. Mi repudio, mi condena y mi pésame al Frente Sandinista, a los familiares de las personas que murieron y que, Dios quiera, entiendo que hay personas graves y que ojalá no tengan un desenlace fatal y pedirle a la Policía que investigue y que caiga el peso de la ley sobre estos criminales”, expresó Navarro.

Instó a los nicaragüenses seguir repudiando estas acciones independientemente de militancia partidaria.

Navarro criticó las palabras del dirigente del PLI-MRS, Eduardo Montealegre, quien en un comunicado de su grupo político afirmó que estas acciones violentas “son consecuencias del acelerado cierre de espacios democráticos”.

El diputado PLC rechazó el comunicado del PLI y afirmó que en la actual Nicaragua existe libertad política y social para expresarse ampliamente “aquí no podemos estar justificando y lo que está haciendo el PLI es peligrosísimo, porque está justificando la agresión, la violencia y la muerte de gente inocente”.

“No podemos a estas alturas de la historia de Nicaragua estar tratando de justificar este tipo de actos terroristas; es un acto terrorista, qué diferencia hay entre poner una bomba donde hay personas civiles a este acto de ametrallar un bus donde va un montón de niños, mujeres y gente desarmada. No me explico por qué Eduardo Montealegre justifica este tipo de atentados, sólo encuentro en su frustración y su odio desmesurado hacia el Frente Sandinista, pero eso no lo debe de llevar a tomar este tipo de actitudes de justificar un hecho criminal, porque si lo justifica, él es tan criminal como los asesinos”.