Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, este lunes reiteró su rechazo a los actos que arrebataron la vida de cinco personas que regresaban de Managua, después de asistir a los actos del 35 aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

El alto prelado calificó como un “acto vil” las acciones perpetradas por sujetos que amparados en la oscuridad de la noche, dispararon contra la caravana de vehículos en donde viajaban hermanos y hermanas nicaragüenses sandinistas.

Estas acciones violentas han sido rechazadas por todos los sectores de la sociedad que desean continuar con el proceso de Paz y Tranquilidad en el que vive el país.

A continuación, transcripción libre de las palabras del Cardenal Miguel Obando y Bravo:

Condenamos este vil acto donde se le arrebató la vida a hermanos y hermanas nicaragüenses de la manera más cobarde.
Es lamentable como algunos pocos no quieren abrir su corazón al amor, a la reconciliación, a la vida y quieren sembrar el miedo, el odio y la desesperanza entre hermanos.

Nicaragua ha sufrido demasiado a consecuencia de guerras fratricidas que dejaron muchas familias desunidas, muchos huérfanos, muchos padres y madres llorando la ausencia de sus hijos.

Se ha trabajado mucho para conseguir la paz que hoy gozamos los nicaragüenses. Nuestra patria ha visto mucha sangre hermana correr a consecuencia del odio y no podemos permitir que esos pocos que fomentan la cultura de la muerte nos arrebaten la tranquilidad, el entusiasmo, la paz y la fe de seguir trabajando unidos para vivir como verdaderos hermanos.

Nuestra solidaridad con las familias de estos hermanos y hermanas asesinadas. Elevamos nuestras oraciones al Altísimo para que les conforte y les de resignación en estos momentos de dolor. Dios bendiga a Nicaragua.