"Tomamos nota de que se convocaron elecciones y esperamos estar en contacto con el nuevo gobierno una vez que se haya formado", dijo a los periodistas el portavoz David Hawley, tras la formación un gobierno interino de tecnócratas en Atenas.

Dicho gobierno de tecnócratas interino que se encargará de los asuntos corrientes para preparar las elecciones legislativas del 17 de junio, segundos comicios cruciales en menos de dos meses, que preocupan a la zona euro y a los mercados.

Integrado por 16 ministros, en su mayoría universitarios o funcionarios de alto rango, este gobierno temporal dirigido por el presidente del Consejo de Estado, Panayiotis Pikramenos, de 67 años, designado primer ministro, tiene como objetivo preparar las elecciones, mientras pesa la amenaza de una salida del país del euro.

Este gobierno no podrá legislar sobre nada: el Parlamento sin mayoría salido de las urnas el 6 de mayo, que se reúne por primera vez este jueves, debe ser disuelto el viernes, obligado por el plazo de un mes previsto por la Constitución antes de cada elección legislativa.

El puesto clave del ministerio de Finanzas fue atribuido a Georges Zanias, que ha dirigido desde el inicio de la crisis griega, en 2010, el consejo económico del país.

Este profesor de economía de la Universidad de Atenas fue también uno de los principales negociadores de la reestructuración de la deuda soberana del país, que permitió la condonación de un tercio de la deuda, y de la firma del segundo préstamo de 130.000 millones de euros de tres años concedido por la zona euro y el Fondo Monetario Internacional a cambio de la implementación de draconianas reformas.

Ha sido precisamente el rechazo de las políticas de austeridad y el voto de sanción infligido por ello a los socialistas del Pasok y a los conservadores de Nueva Democracia que formaban el gobierno de coalición lo que ha provocado la atomización del Parlamento en los comicios del 6 de mayo, obligando a nuevas elecciones ante la incapacidad de los partidos de ponerse de acuerdo para formar un gobierno de coalición.

Por ello, el presidente de la República Carolos Papulias tuvo que recurrir el miércoles a Pikramenos, presidente de uno de los tribunales supremos del país, como prevé la Constitución.

El nuevo ejecutivo "de servicio" prestó juramento en la residencia presidencial a las 07H00 GMT. Un consejo de ministros debe reunirse a inicios de la tarde.

Petros Molyviatas, diplomático de 83 años que estuvo en un gobierno de derechas entre 2004 y 2006, asume la cartera de Relaciones Exteriores.

El antiguo jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas Frangos Frangulis fue nombrado ministro de Defensa y la cartera de Reforma de la administración recae en Pavlos Apostolidis, ex diplomático y director de los servicios secretos a finales de los noventa.

Antonis Manitakis, constitucionalista de la Universidad de Salónica, se encarga del ministerio del Interior y Yannis Sturnaras, profesor de economía de la Universidad de Atenas y ex consejero del Banco de Grecia, asume el de Desarrollo.

Para supervisar a la policía, el ex Secretario de Estado de protección del ciudadano Leftheris Economu es ascendido a ministro y es así el único superviviente del gobierno Papademos.

Los nuevos comicios, en los que la izquierda radical contraria a las medidas de rigor Syriza parte ampliamente como favorita, ha intensificado las preocupaciones sobre el futuro de la zona euro y acentuado la amenaza de salida del país de la moneda única, en caso de Grecia no cumpla con sus compromisos de ajuste presupuestario y reformas estructurales.