La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía recordó que Nicaragua es Libre porque tiene hijos e hijas que la aman, y señaló que “hoy convivimos atesorando tranquilidad” porque “sabemos que nuestros ideales y valores Cristianos, Socialistas y Solidarios, nuestro amor de gran familia nicaragüense, nuestra fe, nos reúnen y nos garantizan diálogo, alianza, encuentro, estabilidad y seguridad necesaria para avanzar desde estos Nuevos Tiempos, con confianza, hacia otros y mejores tiempos”.

Rosario expresó lo anterior durante la apertura del acto conmemorativo del 35/19 aniversario de la Revolución Popular Sandinista, en el cual participan presidentes de países hermanos, ex presidentes y enviados especiales, a quienes saludó calurosamente en nombre del pueblo nicaragüense.

La fe nos da fuerza para alcanzar nuevas victorias

Rosario expresó que en Nicaragua “hemos visto y estamos viendo con ojos de fe, hemos vivido y estamos viviendo con ojos de fe, hemos caminado, hemos amado, hemos sentido, nos hemos llenado de esperanza y de fuerza con el corazón lleno de fe. La fe dentro de cada uno de nosotros y en todos ha hecho posible que Dios nos llene de milagros”.

Señaló que con fe, en Dios y María, “hemos atravesado todas las estaciones y los tiempos, todos los desiertos, todos los paraísos y hemos llegado y vuelto a salir con fe, esperanza y solidaridad”.

Añadió que este es un “pueblo heroico, nuestras familias, nuestras mujeres y hombres, nuestra juventud, nuestros viejitos, nuestros niños, este pueblo grande de esplendores y vigores antes dispersos, hoy unidos en batallas y compromisos de victorias”.

Indicó que en estos 35 años que han transcurrido rápido no se ha perdido el ánimo, ni el humor, el amor o la alegría de la victoria de los héroes que están con nosotros “siempre en certeza invariable de porvenir y en afán indomable de justicia, libertad, dignidad, en fe de Patria, en fe de prosperidad”.

35 años de revolución resuenan desde el pleno centro de América

La Compañera aseguró que estos 35 años de revolución resuenan en el pleno centro de América con todos sus colores, sus aprendizajes y sus convicciones.

Y ahora a 35 años del triunfo, “sabemos que escucharnos y querernos, atendernos y entendernos como familia y comunidad es la clave del bien común y el progreso para todos”.

Rosario proclamó el reconocimiento eterno de la revolución nicaragüense a los pueblos revolucionarios “que marcaron paso con las banderas en alto, escribiendo con grandeza extraordinaria tanta historia sagrada y desplegando tanta vitalidad, realidades de justicia social entonces nuevas e inmensas”.

Dijo que “los pueblos en Revolución, en los siglos pasados y en este siglo, nos inspiraron en el avance hacia el socialismo, que para nosotros en Nicaragua está hecho de fe cristiana, valores de familia, espíritu y vida de comunidad y en solidaridad”.

Por esa razón Rosario expresó el profundo agradecimiento y amor permanente del pueblo nicaragüense para los Comandantes Fidel y Raúl Castro, al heroico pueblo cubano y a la gloriosa e inmortal Revolución Cubana.

Rosario también expresó que cada día se dimensiona más desde el fondo de nuestros corazones el genio y la figura del Comandante Eterno Hugo Chávez Frías, cuya fuerza formidable y visión extraordinaria siempre estuvo del lado de Nicaragua.

“Nuestro agradecimiento, profundo, eterno, al gigante, al Comandante Hugo Chávez a quien en esta Plaza de la Fe, Juan Pablo II, ratificamos amor eterno, lealtad y compromiso de unidad Nuestroamericana y de hermandad completa con su pueblo en todas las batallas y en todas las victorias”, manifestó la Compañera.

De la misma manera agradeció la presencia del Presidente Nicolas Maduro, a quien llamó hermano, compatriota y camarada. Expresó el incondicional respaldo y solidaridad de Nicaragua en el camino de la Patria Grande y en la dirección y cumplimiento del Plan de la Patria que lleva al pueblo bolivariano y a todas las familias venezolanas hacia el sueño de bienestar y felicidad.

“En este 35/19 nos abrazamos una vez más con todos los pueblos del mundo con todas las mujeres, hombres jóvenes eternos y jóvenes aun que promueven y desarrollan tantas y novedosas formas de lucha para alcanzar el sueño de un planeta sin pobrezas, un planeta armonioso, una economía justa equitativa, sostenible, para alcanzar relaciones de respeto y equidad entre mujeres y hombres, relaciones familiares justas y armoniosas y un modelo político, económico, una cultura social en consonancia con los derechos de todos y con estos tiempos de tanto desarrollo científico aun no compartido, de complejidades todavía ayer inéditas e inimaginables”, expresó Rosario.

35/19 en homenaje a Sandino, Carlos, Tomás y a los héroes y mártires

Finalmente, la Compañera Rosario afirmó que en este 35/19 se renueva el compromiso revolucionario en homenaje a Sandino, Padre de la Revolución, y a Carlos, Tomás, a los héroes y mártires quienes anticiparon y entregaron todo, haciendo posibles tantos 19/35 en Patria, Paz, Unidad y Victorias.

“Aquí seguimos soñando, Sandino, Carlos Tomás, aquí con Daniel seguimos haciendo con humildad y reverencias, habitando la alegría del nuevo día. Con Daniel, con el Frente, con el Pueblo Presidente esta revolución que Dios guía por rutas milagrosas, en fe, familia y comunidad, en Patria, Paz y Unidad vamos todos juntos, hermanos y hermanas hacia la prosperidad”, concluyó la Compañera.

La meta es vencer la pobreza

Al finalizar el acto del 35/19 Rosario valoró que estamos viviendo tiempos de lucha en mejores condiciones, donde se batalla para vencer la pobreza.

Estos son “tiempos de esperanza, de fe, de solidaridad, tiempos de familia, tiempos de unidad, tiempos que nos llevan a la prosperidad”, afirmó.

“Hemos sentido aquí al pueblo nicaragüense celebrando, celebrándose, lo hemos sentido comprometiéndonos para continuar trabajando juntos, enfrentando todos los desafíos, todos los retos, hay tanto por hacer, la meta es vencer la pobreza, que todas las familias nicaragüenses vivamos bien, vivamos bonito, vivamos mejor”, indicó.

Concluyó diciendo que este fu un día lindo, lleno de corazón de pueblo, “un día para la historia y un día para seguir construyendo y alcanzando la gloria”.