La lucha insurreccional que permitió el triunfo de la Revolución Sandinista un 19 de Julio, es la única jornada patria en la que el pueblo fue el principal protagonista de las batallas para liberarse de las oprobiosas cadenas impuestas por la dictadura de Anastasio Somoza Debayle y su Guardia Nacional.

Lo anterior son parte de las reflexiones hechas por el periodista y analista político William Grigsby Vado, quien participó en una edición especial de la Revista en Vivo que se transmite en Multinoticias, Canal 4, enmarcado en las celebraciones del 35 aniversario de la Revolución Sandinista, cuyo acto central se realizará a las 6 de la tarde de este sábado.

Grigsby realizó una retrospectiva de las luchas guerrilleras, pero sobre todo del involucramiento de las familias, de los padres, de las madres, de la juventud, es decir de todo un pueblo que se cansó de las represiones, de las torturas, de las muertes y de la pobreza que reproducía Somoza y todo su aparato dictatorial.

El analista valoró que las luchas que antecedieron la entrada triunfante del pueblo junto a la dirigencia del Frente Sandinista, aquel glorioso 19 de Julio de 1979, costaron mucha sangre, pero ahora se ve que no fue en vano y hoy se alza una Nueva Nicaragua en Paz, Tranquilidad, Seguridad y Estabilidad.

“Es la única jornada patria en la cual el pueblo es el protagonista y no personas ilustres, como ocurrió como la Independencia de 1821 donde la pobretería estaba al margen, incluso analfabetas; pero ésta no, ésta fue la gente que decidió incorporarse a la convocatoria del FSLN para derrotar a la dictadura y participa, incluso por encima de las propias orientaciones de los guerrilleros”, resaltó Grigsby.

En ese contexto recordó que la insurrección en Matagalpa fue la población la que la inició, igual ocurrió en la lucha libertaria del combativo barrio de Monimbó en Masaya.

“La insurrección de Matagalpa empieza por la gente, no fue el frente que la convoca, en Monimbó también fue la gente, más bien el Frente Sandinista iba a la zaga, tenía que buscar rápidamente cómo ponerse a la cabeza de los fenómenos. Lo que quiero enfatizar es que esta es la fiesta más nacional por ese sentido, la gente fue protagonista”.

Grigsby trajo a colación palabras del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, quien en uno de sus alocuciones con las familias, resaltó que el triunfo de la Revolución Sandinista, la población decidió involucrarse activamente para conquistar por sí misma la libertad y no esperar que otros lo hicieran.

Avanzando poco a poco en Paz y Tranquilidad

Resaltó que la población se involucró de diversas maneras en la luchas contra la dictadura somocista “es que había diversas maneras y cada quien aportó un granito de arena, era la suma de voluntades la que dio al traste a la dictadura, no fue el Frente Sandinista estrictamente hablando, el Frente Sandinista condujo al pueblo, pero es el pueblo el que realmente se libera a sí mismo el 19 de julio”.

Sopesó que estas son las cosas que algunos sectores minúsculos no terminan de entender, “pero esta es una fiesta nacional en tanto fue el pueblo el protagonista, no es una fiesta nacional porque el Frente Sandinista quiso que fuera fiesta nacional, no, fue el pueblo el que lo decidió”.

Tanto fue así, que el triunfo de la Revolución Sandinista el 19 de Julio se continuó celebrando y conmemorando incluso en aquellos oprobiosos 16 años de gobiernos neoliberales.

“Se siguió celebrando esa fiesta, algunos (años) con alguna resistencia, pero se siguió y gracias al Frente Sandinista es que se mantuvo esa efémeride y se mantiene en la historia, en la mente y en la conciencia colectiva”

También resaltó que para llegar a la culminación del proceso libertario el 19 de julio, se vivieron años de luchas, años de torturas, decenas de hombres y mujeres jóvenes entregaron sus vidas, asesinados por la Guardia Nacional, pero hoy Nicaragua se levanta en Nuevos Tiempos con un Buen Gobierno liderado por Daniel y por la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

Grigsby durante la emisión del programa especial dirigido por el compañero Alberto Mora, hizo ver que desde el 2007 que el FSLN retoma el poder nuevamente, se viene trabajando en tantos aspectos que fueron olvidados por los gobiernos neoliberales y son tantas las necesidades del pueblo, que se vienen resolviendo poco a poco, pero reconoció que cada día muchas más familias se convertirán en protagonistas de estos logros.

Juventud la principal protagonista

Subrayó que así como ahora la juventud nicaragüense es la principal protagonista de las transformaciones que se viven con el Buen Gobierno, en los tiempos de lucha insurreccional también los jóvenes eran las principales piezas de las luchas.

Recordó que tanto el Comandante Carlos Fonseca, el Comandante Daniel, Julio Buitrago, Oscar Turcios y muchas decenas más de personas, se involucraron desde muy jovencitos, incluso en la época de la gesta del General Augusto C. Sandino, su Ejercito Defensor de la Soberanía Nacional estaba integrada por jóvenes.

“Era la pura cipotada de cada época histórica (se involucró), siempre fue así, incluso en los campesinos de Sandino no eran adultos, (…) siempre la juventud y volvemos a repetir los ciclos histórico de la juventud protagonizando nuevamente hoy (en la actual época)”, valoró Grigsby.

Hablaron también de los programas sociales y el objetivo principal de acabar con la pobreza y en ese contexto señalaron que ahora el pueblo ha logrado alcanzar un grado de conciencia nacional, lo que se refleja en el modelo de alianzas y consenso que permite un dialogo con todos los sectores.

De la esperanza a la certeza

“Creo que tenemos una diferencia sustancial hoy 19 de julio del 2014 con lo ocurrido en noviembre del 2011 o con lo ocurrido en noviembre del 2008, incluso con el año pasado, hay una diferencia cualitativa sustancial. Nosotros con Daniel en el gobierno en el 2007 poco a poco recuperamos la esperanza, pero hoy ya no tenemos esperanza, hoy ya tenemos certeza, sino como explicas que el 80% de los nicaragüenses creen que el Canal (Interoceánico) se va hacer, porque hay certeza que si Daniel te dice, lo va hacer y así va a hacer, yo creo que esto es una diferencia sustancial, o sea antes teníamos la esperanza que con Daniel íbamos a ir mejor (…) pero es que ahora no es esperanza, es certeza”.

Finalizó diciendo que esa conciencia de certeza te permite ir preparando las condiciones para la construcción del Gran Canal “y la gente está pensando en eso”. Subrayó que el FSLN en Nicaragua viene procurando elevar los niveles de crecimiento económico en Paz, Tranquilidad y Seguridad. El FSLN viene dando respuesta a las demandas sociales, aun no es suficiente, pero se trabaja en alianza con el sector privado y con los trabajadores para seguir restituyendo derechos cada día.