Conocida por ser ‘tres veces heroica’, al librarse hace 35 años (16 de julio, 1979) del brazo duro de la dictadura somocista, Estelí ahora se alza como una ciudad de progreso y economía pujante. El Frente Norte, dirigido por el Comandante Daniel Ortega, fue pieza clave para suscitar el mayor desmoronamiento del régimen somocista protagonizado por este épico bastión de la Revolución Sandinista.

Las familias recuerdan que durante el segundo intento de liberación de Estelí (abril, 1979), unas dos mil fuerzas de la denominada Escuela de Entrenamiento Básico de Infantería (EEBI), comandada por el régimen somocista, cercó y devastó toda la ciudad, dejándola solo en escombros.

“El pueblo se alzó contra la Guardia. Eran centenares de trincheras y barricadas. Hombres y mujeres estuvieron al frente desde la guerrilla, y jugaron un papel protagónico en la liberación”, recordó Francisco Valenzuela, actual alcalde sandinista de Estelí.

Rememoró que la EEBI, ordenada por Somoza, atacó a las familias con tanquetas (Sherman), morteros de hasta 80 milímetros y bombas de 500 libras de presión, logrando replegar a las columnas guerrilleras, encabezadas por el legendario Comandante Francisco Rivera (El Zorro).

“En abril del 79 fue el primer repliegue que se dio en Nicaragua. El Zorro evacuó a casi tres mil personas de forma silenciosa, y burló tres cinturones de guardias (somocistas). Fue una organización enorme”, precisó.

El nuevo Estelí tras la revolución

Valenzuela valoró que tras ser bastión de la revolución, Estelí, ubicado a tan solo 148 kilómetros de Managua, ha logrado resurgir de las cenizas. Con los programas sociales desarrollados por el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, ‘El diamante de las Segovias’, se muestra como un lugar turístico y moderno.

“Quedan muy pocos vestigios de lo que era el Estelí de los años 70 y 80. A 35 años la ciudad está completamente cambiada. Es pujante económicamente. Se ha hecho mucha inversión social, además que el Gobierno ha promovido el deporte, el apoyo solidario y un sin número de programas sociales”, indicó.

La actual imagen de la ciudad de Estelí definitivamente que es otra en relación a los años ochentas. La ciudad devastada por los fuertes bombardeos de la guardia somocista quedó solo en fotografías. Entre las grandes obras de desarrollo que destacan en este lugar está el moderno Estadio Independencia, un Multicentro construido en 2013, la renovada Clínica Provisional San Juan de Dios y cientos de calles adoquinadas en barrios y repartos bajo la administración del Gobierno Sandinista.

La gloriosa Revolución Popular Sandinista permitió que Estelí expandiera sus horizontes, abriéndose paso al progreso y desarrollo. Uno de los ejemplos claves en este proceso de cambio lo constituye la empresa de puros Nicaragua-American Cigars S, A (NACSA), la cual exporta hasta unos 12 millones de dólares anuales.

El Gerente Propietario de NACSA, Omar Ortez, explicó que el modelo de Alianzas, Diálogo y Consenso (que impulsa el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo) con el sector privado, ha propiciado un mejor clima de inversiones en ‘la ciudad tres veces heroica’.

“El clima de inversión que hay en Estelí favorece para que nosotros podamos crecer también. Es importante la seguridad que hay en el país; además que las leyes que existen en Nicaragua para este tipo de inversión agilizan este comercio”, destacó el comercializador de puros.

En los últimos siete años, NACSA ha logrado competir con Honduras y República Dominicana, posicionando el puro nicaragüense en el ranking de las 25 mejores marcas a nivel mundial. El directivo de esta empresa está convencido que la coordinación entre el Gobierno central y el sector privado es fundamental para el crecimiento económico de Nicaragua.

La juventud y los nuevos compromisos

El compañero David Chavarría, Coordinador Departamental de la Juventud Sandinista, aseguró que las nuevas generaciones de estelianos han tomado el reto y compromiso de aportar al cambio de la ciudad, al reconocer el esfuerzo que emprendieron los héroes y mártires de la revolución.

“La juventud tiene el reto de prepararse para asumir estos grandes proyectos que viene impulsando el Frente Sandinista, dirigido por el Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo. Ponemos en alto los valores y principios que desde hace 35 años el Frente Sandinista nos ha venido legando”, sostuvo.

Este joven puntualizó que ahora el reto es profesionalizarse y tecnificarse, “para eso lucharon nuestros héroes, para que hoy podamos educarnos. Por eso luchó Francisco y Filemón Rivera, Oscar Benavides, Leonel Rugama, y muchos otros mártires que lo dieron todo durante el periodo insurreccional”, remarcó.

Iván Torres Benavides (Roberto), combatiente que fungió como ‘correo’ del Comandante Francisco Rivera (El Zorro), durante estos difíciles años de lucha, recordó que desde 1977, las organizaciones juveniles de los barrios se establecieron –en campamentos guerrilleros- alrededor de Estelí, como una estrategia para hacer frente a la guardia somocista.

Entre los campamentos guerrilleros, donde participaron el Frente Estudiantil Revolucionario (FER) y el Movimiento Estudiantil de Secundaria (hoy FES), destacan el ‘Filemón Rivera’, ‘Facundo Picado’, ‘General Pedro Altamirano’, ‘Santos López’, entre otros”, puntualizó Benavides.

Detalló que entre septiembre de 1978 y abril de 1979, el bastión de lucha de Estelí fue el barrio El Calvario (hoy barrio Filemón Rivera); además del barrio Oscar Gámez y el barrio El Rosario, donde se dieron los combates más fuertes contra la genocida guardia somocista.

El pueblo se ‘atrincheró’ y tuvo que enfrentarse

El barrio ‘El Calvario’ fue el escenario de cruentos combates, donde la dictadura somocista introdujo su artillería más pesada (tanquetas y lanza morteros) para bombardear las casas humildes de las familias de este sector. Pero el pueblo se atrincheró y tuvo que enfrentarse.

Desde el Frente Norte ‘Carlos Fonseca Amador’, integrado en la columna ‘Donoso Zeledón’, Neftalí Escorcia fue uno de los tantos guerrilleros que lucharon por tener la Nicaragua Libre de estos Nuevos Tiempos.

Recorriendo la popularmente conocida ‘Esquina de la Bomba’, en este mismo barrio, Neftalí rememoró que en este lugar la Guardia lanzó una bomba de 500 libras, pero la misma no detonó porque cayó ‘ensartada’ en una de las ramas de un árbol.

“La Guardia tiró como tres bombas en este sector. Nos recetaban estas bombas, que al caer formaban hoyos como de unos 50 metros. En ese tiempo de lucha la hermandad era fundamental, teníamos una unidad, y es por eso que salimos triunfantes de aquella lucha”, resaltó.

Este gran combatiente valoró que tras 35 años de la Revolución Popular Sandinista, “el Presidente Daniel Ortega ha logrado llevar el desarrollo, la paz y tranquilidad a las familias de Estelí”. Neftalí consideró que ahora lo importante es estar unidos y unidas para que haya desarrollo en toda Nicaragua.

La lucha sigue, ahora es contra la pobreza

La compañera Isabel Rivera, hermana de Francisco y Filemón Rivera (El Zorro), manifestó que pese a haber transcurrido estos 35 años, tras el glorioso triunfo de la Revolución Sandinista, la lucha no ha terminado, y los sueños de los héroes y mártires se vienen cumpliendo poco a poco, no obstante "no todo está hecho" .

“La lucha fue dura en el pasado con las armas, ahora también, porque tenemos que trabajar para mantener nuestro clima de paz. Nos sentimos comprometidos. Pensamos que cada día debemos de hacer más cosas. Porque la lucha ahora tampoco es fácil, estamos luchando contra la pobreza”, anotó.

De igual forma piensa Magda Elena García (Lupita), quien en 1977 trabajó entre las columnas encabezadas por el Comandante Francisco Rivera. Esta aguerrida y valiente mujer, opinó que si en aquel entonces (1978-79) le lucha fue difícil, hoy sigue siendo igual, porque el enemigo (el imperio) no ha cambiado su actitud.

Esta heroína viviente valoró que la unidad ha sido clave para impulsar los sueños del General Sandino y demás héroes de la revolución, sin embargo “además de estar unidas, las familias de Estelí también deben de trabajar por un mismo objetivo”, en este caso, indicó, “para seguir viviendo en paz y tranquilidad hay que luchar contra la injusticia social y la desigualdad”.