La casa de la familia Bervis tiene una peculiaridad casi insospechada. Al entrar a uno de los cuartos de esta vivienda, ubicada en el histórico Barrio Sutiaba (León), lo primero que se advierte son dos viejos camastros, una silla y un mediano ropero de madera (a dos puertas). Quienes visitan este lugar apenas pueden creer que en este hermético espacio operó uno de los buzones más clandestinos del Frente Sandinista durante los años más duros de la lucha contra el régimen somocista (1970-1979).

La colaboradora histórica del FLSN, Juana de los Santos Roque, recordó que este buzón fue construido secretamente en 1972, durante la etapa preinsurreccional. Las dimensiones que tiene el buzón (subterráneo) se asemejan a las de un cuarto de habitación, es decir que el espacio es tan grande, que en el mismo los guerrilleros revolucionarios tenían dos camas-literas, ropa, medicinas, comida ‘enlatada’ y los mapas o planes estratégicos de lucha.

Santos rememoró que el buzón (o sótano) se construyó bajo el consentimiento de su esposo Magno Bervis, quien también fue un gran luchador contra la dictadura somocista. La combatiente histórica detalló que en aquel entonces, ella trabajaba vendiendo comida en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN, León), cuando de regreso a su casa, encontró a varios muchachos, de 13 a 25 años, durmiendo en el suelo.

“Yo me asusté al verlos ahí (en el suelo) dormidos. Entonces les dije que mejor se metieran al cuarto, y así fue como ellos mismos cavaron este gran hoyo, construyeron prácticamente un cuarto bajo tierra, para que la Guardia Somocista no los encontrara y los acribillara, porque ellos eran revolucionarios, estaban luchando por una Nicaragua Libre de dictaduras”, relató.

Visitada por el Comandante Fidel Castro

De acuerdo a Santos Roque, la Casa-Buzón de los Bervis (también casa de seguridad del Frente) ha trascendido en la historia de Nicaragua no solamente por ser un lugar donde se planeó, en un primero momento, la toma del Palacio Nacional (1978), sino porque además la misma fue visitada por el Comandante en Jefe de de la Revolución Cuba, Fidel Castro Ruz y el Comandante Daniel Ortega Saavedra.

La compañera Santos Roque detalló que el Comandante Pedro Aráuz Palacios era el que dirigía al grupo guerrillero que ocupó como guarida el buzón. En una ocasión Arauz le llegó a entregar ‘una rumera de libros’, se trataba de literatura socialista, con la cual se formaban los revolucionarios de León y toda Nicaragua.

“Él (Pedro Arauz) me dijo que este era un tesoro (los libros) que tenía la lucha, y la primera tarea que me dejó era que le hiciera un inventario de lo que había en este buzón, incluyendo estos libros”, sostuvo Santos, quien además agregó que, inmediatamente, al encomendárle esta misión, se dispuso a la tarea de contar uno a uno los libros.

“Cuando salí (del buzón) y terminé ya noche de hacer el inventario, me encontré a dos guardias que estaban en la puerta de la casa; entonces me sentí nerviosa, pero respiré profundo. La Guardia prorrumpió las puertas, y nos pusieron acostados en la calle, yo estaba con el niño, mi hijo. La demás gente (del barrio) no se levantó, no abrían la puerta, no decían nada; pero como el niño pidió pinol casi llorando, un guardia me dijo que me levantara y fuera a hacerle el pinolillo”, describió.

Santos recordó que lo primero que hizo, al entrar a la casa, fue meter ‘dos bolsas de literatura’ que estaban sobre una de las camas del cuarto, sin que los guardias se dieran cuenta del hecho. “Parece mentira, pero le tomamos el sabor a la lucha; y uno se da cuenta hasta donde es capaz de aportar sin pedir nada a cambio”, destacó.

La Ciudad del Amor y el Bien Común

El Buzón de los Berbis es considerado ahora un patrimonio histórico para las familias de León. Esta ciudad, al ser la primera capital liberada de la dictadura somocista, hoy se alza como bastión del Amor y el Bien Común en estos Nuevos Tiempos de Paz. Sus calles, sus barrios y su gente aún llevan marcado en la memoria aquellos difíciles años de lucha (1979), cuando no había más alternativa que ser valientes y enfrentar al régimen maniobrado por el imperio. Tras este largo tiempo, en esta segunda etapa de la Revolución Sandinista, León se abre paso a nuevas rutas de victorias.

Desde cada una de las comunidades, barrios y asentamientos de León, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ha logrado generar un ambiente de armonía y prosperidad. Los más de 40 programas sociales que impulsan el Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo han permitido crear estas nuevas rutas de Paz y Amor, destacó Nazarena de Jesús Narváez, quien desde la Juventud Sandinista 19 de Julio ha protagonizado y profundizado el modelo Cristiano, Socialista y Solidario.

Manifestando su gran amor por esta revolución del Amor al Prójimo, desde la Coordinación Municipal del Movimiento de Jóvenes Alfabetizadores, Narváez, al igual que otros cientos de brigadistas, se ha incorporado a esta gran marcha de Amor por el Bien Común llevando el pan del saber a niños, niñas, jóvenes y hasta personas adultas del campo y la montaña que, por diferentes circunstancias, no habían tenido la oportunidad de aprender a leer y escribir.

Como alfabetizadora, esta joven esforzada comprende que “la revolución es un espacio incluyente y de profundo aprendizaje, donde lo importante es compartir su amor por las familias más desposeídas”. En este sentido, Narváez no ve ningún obstáculo en hacer valer la herencia de los héroes y mártires que se sacrificaron por la Patria Libre, sobre todo cuando atina que ahora León se va abriendo camino para ser un ‘territorio libre de analfabetismo”, proyecto inspirador que es ejemplo para toda la Patria Grande.

La ruta de la prosperidad no se detiene

Los grandes avances que ha tenido la ciudad de León en términos educativos si es cierto que son significativos, para esta brigadista “no son suficientes”. Narváez considera que aún falta mucho por hacer dentro de este proceso revolucionario, y es precisamente por eso que toda la Juventud viene acompañando los programas sociales e iniciativas del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, justamente porque “la ruta de la prosperidad en este mundo globalizado no se detiene”.

De acuerdo al gran proyecto de nación que desarrolla el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, en este contexto donde el imperio quiere imponerse a la soberanía y toma de decisiones de los pequeños pueblos como Nicaragua, esta joven está convencida que todas las familias tienen que estar unidas, sobre todo profundizando la conciencia y los valores de solidaridad, cantándole al amor y abrazando con alegría la transformación cultural que se viene dando con la Paz.

“Sabemos que para que nuestro país siga avanzando, para que nuestros municipios o nuestros territorios sigan creciendo en el desarrollo humano, tenemos que tener una mano fuerte y firme. La unidad para el Frente (Sandinista), para la juventud y para todo el pueblo de Nicaragua, es la principal ruta para poder sembrar y cosechar más victorias”, remarcó la alfabetizadora, además de indicar que para hacer posible este gran paso es importante trabajar juntos y juntas.

El pueblo de León es heroico y valiente. Desde la lucha revolucionaria contra la dictadura del Presidente Anastasio Somoza Debayle, la ciudad es símbolo de resistencia, advirtió Katherin Aguilar, Guía del ahora Museo Joaquín Arrechavala, mismo que fue aterradoramente conocido como ‘La Cárcel 21’ en los años setenta, durante el régimen. El sitio histórico operó en aquellos años como un cuarto de tortura, donde eran masacradas familias enteras, involucradas dentro del proceso revolucionario.

La museóloga detalló que durante la Revolución Popular Sandinista la Guardia Somocista llevaba hasta esta cárcel a los hombres y mujeres que no simpatizaban con la dictadura; los combatientes eran sumergidos –de cabeza- en unas pilas llenas de agua y cal, hasta ser ahogados lentamente. También, relata Aguilar, los hacían beber agua con sal, para luego golpearlos hasta provocar una hemorragia en su sistema digestivo.

Revolución Sandinista, ejemplo ante el mundo

Noel Roiz Lacayo, ex Juez de León en tiempos de Somoza, relató que la juramentación de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, (18 de Julio de 1979), celebrada en el Paraninfo de la Unan-León, causó mucha alegría entre las familias leonesas, porque “todos tenían conciencia que en la ciudad tenía que haber un cambio”.

“La gente estaba contenta por varias razones, primero porque León había sido castigado duramente con la guerra. Segundo que la gente en esa época tenía conciencia de que esto no podía continuar, que el somocismo no podía continuar, que tenía que terminarse de una u otra forma, tenía que terminarse”, reiteró.

Tras 35 años de luchas y triunfos que celebra toda Nicaragua en Paz y Unidad, para el empresario Roberto Reyes, Gerente-Propietario de la ferretería leonesa que lleva su mismo nombre, el Gobierno Sandinista ha logrado establecer un importante diálogo entre el sector público y privado, poniendo en práctica un efectivo y democrático modelo de diálogo, alianzas y consensos.

“Felicito al Gobierno (Sandinista) porque esa negociación se está dando, algo que ni con los anteriores gobiernos se ha hecho; si es cierto que el Modelo de Alianzas está apenas iniciando, considero que es importantísimo y ya está dando sus frutos. Es la única manera de salir adelante unidos, buscando soluciones concretas”, señaló.

León es el bastión de la liberación

Para el Comandante Camilo (Francisco Jarquín Ramírez), la sangre derramada de estos héroes y mártires no fue en vano, puesto que León constituyó en ese momento el bastión de la liberación, asestando un duro golpe moral a la dictadura. En este sentido, destacó que justamente por la hazaña librada en esos años, es que el mundo entero reconoce a la Revolución Sandinista como un modelo y ejemplo.

“La Revolución Sandinista le inyectó al socialismo formas mejores de hacer la revolución. Nuestra revolución es ahora un proceso de amor, educación, trabajo, de cariño”, puntualizó el ex combatiente, refiriéndose a este segundo proceso revolucionario liderado en estos Nuevos Tiempos por el Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo.

El Comandante Camilo, quien actualmente ha finalizado la redacción de su libro “León: Insurrección de Septiembre”, reconoce en el Frente Sandinista a “un partido de amor y cariño”; pero además con mucha fuerza para seguir llevándole más progreso al pueblo de Nicaragua. De acuerdo a esta opinión, expuso que el proyecto del Gran Canal Interoceánico que está desarrollando el Presidente Daniel Ortega en alianza con la empresa HKND es fundamental para el crecimiento social y económico del país.