El italiano Vincenzo Nibali (Astana) ganó la 13ª etapa del Tour de Francia, la primera con final en alto en los Alpes, este viernes en Chamrousse, y reforzó así su liderato en la clasificación general.

Es además el tercer triunfo de etapa de Nibali en esta edición desde el inicio de la prueba, donde es el gran favorito tras los abandonos en los primeros días del vigente campeón, el británico Chris Froome, y del español Alberto Contador.

Tras este triunfo, conseguido a 1.730 metros de altitud, la ventaja de Nibali como líder en la general se amplía a 3 minutos y 37 segundos sobre el segundo, que ahora es el español Alejandro Valverde.

Otro beneficiado de esta cálida primera jornada en los Alpes fue el francés Thibaut Pinot, que se aproximó a la tercera posición, que ocupa ahora otro francés, Romain Bardet, después de la larga subida de 18,2 kilómetros.

El australiano Richie Porte, que había empezado el día como segundo de la general, perdió más de nueve minutos.

"Quería controlar la situación en el final, pero cuando vi que Porte había quedado atrás, probablemente por el calor, busqué entonces ganar tiempo respecto a corredores importantes como Valverde", explicó Nibali.

En el equipo Sky, el de Porte y el de Froome, su mánager Dave Brailsford reconoció que tenían que reajustar los objetivos para lo que queda de Tour, pero que no tiran la toalla.

"Fue una jornada difícil, no vamos a buscar excusas. Hay que mantener la cabeza alta y seguir. No vamos a rendirnos", dijo.

En la línea de meta, Nibali superó en una decena de segundos al polaco Rafal Majka (2º) y al checo Leopold König (3º), a los que distanció cuando quedaban tres kilómetros para el final, en la larga carretera que lleva a la estación de esquí de los Juegos Olímpicos de Grenoble-1968.

Valverde se pone segundo
El cuarto de la etapa, a 50 segundos de Nibali, fue el español Valverde.

"No pude seguir a Nibali cuando aceleró. Soy segundo de la general y eso está muy bien", declaró Valverde, que vaticinó que el sábado, de nuevo en los Alpes, se vivirá una etapa "muy difícil", en la que habrá que ver cómo los corredores han recuperado fuerzas tras el desgaste y el calor de este viernes.

Nibali, de 29 años, había ganado ya en este Tour en la 2ª etapa (Sheffield) y la 10ª (La Planche des Belles Filles).

Al principio de la etapa, una escapada (Visconti, De Marchi, Kadri, Durasek, Oss, Huzarski, B. Feillu, Molard, Bakelants) fue consiguiendo ventaja, pero el pelotón, primero liderado por el Katusha de Joaquim Rodríguez y luego por el Europcar de Pierre Rolland, redujo su margen a un minuto y medio antes del puerto de Palaquit, a unos 60 kilómetros para el final.

La subida provocó muchos problemas a varios corredores.

El italiano Alessandro De Marchi, interesado en la clasificación de la montaña, fue el que resistió, pero fue alcanzado a falta de 14 kilómetros para coronar la última subida, la del Chamrousse, donde luego Nibali dio un golpe importante a este Tour.

Esta primera etapa alpina también provocó bajas, como la del campeón de Francia de 2013, Arthur Vichot (FDJ.fr) y el español Daniel Navarro (Cofidis), noveno del Tour-2013, que abandonaron en la primera mitad de la jornada, igual que el colombiano Janier Acevedo (Garmin).