La seguridad de los vuelos en la zona donde cayó este jueves el Boeing 777 de Malaysia Airlines con 295 personas a bordo era responsabilidad de Ucrania, declaró hoy el director de la agencia rusa del transporte aéreo (Rosaviatsiya), Alexandr Neradko.

“El avión no se puso en contacto con los controladores de Rostov del Don (…) La responsabilidad recae en la parte ucraniana”, dijo el funcionario en una entrevista con la televisión Rossiya 24.

Al menos 280 pasajeros y 15 tripulantes murieron este jueves al estrellarse el avión de pasajeros malasio en la provincia de Donetsk, en el este de Ucrania.
El Boeing 777, en vuelo de Ámsterdam a Kuala Lumpur, desapareció de la pantalla de los radares hacia las 16.20 hora de Ucrania (13.20 GMT), cuando se encontraba a una altura de 10.600 metros en el espacio aéreo de Ucrania.

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, calificó lo sucedido de “atentado terrorista”.

El primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexandr Borodái, afirmó por su parte que las milicias no disponen de armas capaces de abatir un avión de pasajeros a la altura de 10.000 metros.

Una fuente del Ministerio de Defensa de Rusia aseguró aviones de combate rusos no efectuaron vuelos en las regiones limítrofes con la zona de Donetsk.