La misiva enviada a la ONU solicita “continuar sosteniendo con fuerza, y con todos los medios disponibles, la posibilidad de concretar la reapertura de las negociaciones entre los dos Estados (Reino y Unido y Argentina)" sobre el caso de las Malvinas.

El texto también destaca que existe “voluntad de un grupo de parlamentarios que, aún perteneciendo a diferentes partidos políticos, comparten unánimemente la necesidad de reconocerle al Gobierno Argentino un rol de mayor relevancia en la cuestión de las Islas Malvinas”.

Los legisladores expresan además que aguardan, “escépticos pero esperanzados”, una respuesta positiva del Reino Unido a la propuesta de permitir la supervisión y mediación de la ONU; o si eligen seguir su propio camino y hacer caso omiso al llamado al diálogo.

Adicionalmente, una copia de esta carta fue entregada al canciller argentino, Héctor Timerman, quien visitó, el pasado 19 de abril, el Parlamento italiano para exponer la posición argentina y buscar apoyo a las conversaciones pacíficas entre Buenos Aires y Londres.

En 1982, Argentina y Gran Bretaña se enfrentaron en una guerra por la soberanía de las islas situadas en el Atlántico Sur, a 480 km de la costa argentina. Si bien, ambos países reiniciaron sus relaciones después de la guerra, el conflicto ha resurgido luego que el Reino Unido iniciara operaciones de exploración de petróleo en las Malvinas.

Recientemente, Timerman criticó que Gran Bretaña haya ignorado 40 resoluciones de la ONU para sentarse a negociar con Argentina el tema de la soberanía de las Malvinas, sin que hasta el momento haya sido sancionada por parte del organismo multilateral.

Por su parte, la presidenta argentina Cristina Fernández, calificó como "insostenible" la negativa que ha tenido Gran Bretaña sobre el tema.