La izquierda española advirtió hoy que la elección de Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea garantiza la continuidad de las dramáticas políticas neoliberales aplicadas durante los últimos años.

La organización precisó que lamenta la toma de decisiones a espaldas de las necesidades de los pueblos de Europa, los cuales seguirán sufriendo -asegura- los dictámenes de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Europeo y Comisión Europea).

En un comunicado, Izquierda Plural, la agrupación de fuerzas parlamentarias españolas de ese signo encabezada por Izquierda Unida, informó que todos sus eurodiputados se opusieron a Juncker en la votación realizada ayer en el Parlamento Europeo.

La declaración recuerda que el nuevo presidente de la Comisión Europea fue Primer Ministro de Luxemburgo -el mayor paraíso fiscal de la Unión Europea (UE)- y dimitió por un escándalo de espionaje masivo a políticos y ciudadanos.

La Izquierda Plural afirma que se propone trabajar por un proceso constituyente para redefinir por completo la UE y poner a la ciudadanía en el centro de la toma de decisiones mediante una mayor participación efectiva y altas cuotas de transparencia.

Asimismo, lamenta que Juncker muestre escaso interés en los derechos humanos al tachar de ilegales a emigrantes que huyen de la pobreza, la guerra y la miseria generada por la expoliación de recursos realizada por las transnacionales en sus países de origen.

La Izquierda Plural considera a Jean-Claude Juncker como el candidato de la Troika que ha asolado los pueblos del sur de Europa con sus políticas de recortes, privatizaciones y ataques a los derechos laborales de los trabajadores.

Igualmente califica su elección de un paso atrás en la necesaria regeneración democrática de la UE.

La izquierda española afirma que Juncker continuará favoreciendo a las élites económicas y políticas y rechaza el reparto de cargos por la gran coalición gobernante en Europa desde hace años: socialistas, populares y liberales.