Una análisis de costo-beneficio sugiere que el monitoreo hogareño de la presión (MHP) puede ahorrarles a los seguros de salud cientos de dólares por beneficiario.

"La evidencia demuestra que el MHP mejora el diagnóstico y el control de la hipertensión y, ahora, nuestro estudio sugiere que también es beneficioso para el pagador", aseguró el doctor Alejandro Arrieta, de Florida International University, Miami, Florida.

"El MHP debería incluirse en las guías de diagnóstico y manejo de la hipertensión y aplicarse en la práctica clínica". 

En la revista Hypertension, el equipo de Arrieta publica que el MHP es más efectivo que el seguimiento convencional en el consultorio para diagnosticar y controlar la hipertensión, y que es más fácil de implementar, con menos trabajo e inversión que el monitoreo ambulatorio de la presión (MAP), que es el método no invasivo más efectivo para determinar la presión.

El equipo utilizó un modelo analítico de decisión para realizar análisis de costo-beneficio y retorno de la inversión (ROI, por su nombre en inglés) en el largo y en el corto plazo.

Comparó el monitoreo clínico de la presión (MCP) y el MHP desde el punto de vista de un seguro de salud privado de Estados Unidos.

El reembolso del MHP sería de 33,75 dólares por beneficiario de entre 20 y 44 años, y de 32,65 dólares por beneficiario de entre 45 y 64 años (ahorro neto en el primer año). Además: * A los 10 años, el ahorro sería, respectivamente, de 414,81 y 439,14 dólares por beneficiario.

* El plan Medicare Advantage de 65 años o más ahorraría 166,17 dólares por beneficiario el primer año y 1364,27 dólares por beneficiario a los 10 años.

* El uso del MHP para diagnosticar la hipertensión generaría ahorros netos desde el primero hasta el décimo año para todas las edades y las categorías, excepto el primer año para los beneficiarios del plan Medicare Advantage.

"El ahorro asociado con el diagnóstico que se observó en los beneficiarios más jóvenes se debería a la mayor especificidad diagnóstica del MHP que el MCP, lo que se traduce en costos más bajos al reducir los falsos positivos y el inicio de tratamientos crónicos innecesarios", explican los autores.