Con una eucaristía de acción de gracias, estudiantes, religiosos y la Junta Directiva del hogar Zacarías Guerra en compañía de invitados especiales celebraron los 100 años de fundación de dicha institución, así mismo celebraron los 43 años de presencia de la Congregación Amigoniana en nuestro país y el 125 aniversario de fundación de los Terciarios Capuchinos.

Durante el acto religioso presidido por el Cardenal Leopoldo Brenes, los niños que forman parte del programa educativo que desarrollan en el Hogar Zacarías Guerra, corearon los cantos religiosos y elevaron oraciones para que su centro de estudios continúe brindando atención a muchos niños que se encuentran en situaciones de riesgo. Así mismo el padre José Ramírez Valera, mejor conocido como padre Joselito destacó el éxito que han alcanzado como institución y con el apoyo del Gobierno Central.

“Estamos llenos de júbilo porque estamos en el cierre de los cien años de la fundación Zacarías Guerra, gracias a Dios y a este gran filántropo nicaragüense nosotros hemos podido ayudar a cientos de niños, adolescentes y jóvenes, esperamos que toda esta nación se una a nuestra alegría y oremos para que cada día sean más los centros que brinden su apoyo a la niñez necesitada” manifestó.

“Muchos niños que permanecían en las calles, sufriendo maltrato y desprecio hoy tienen un lugar digno donde vivir y formarse, ser hombres y mujeres con principios, espiritualidad cristiana. El Gobierno Central está volcado a restituir los derechos de los niños, adolescentes y jóvenes de esta nación y esperamos que sigan colaborando con nuestro hogar y de esta manera acoger a más niñez” destacó Joselito.

Por su parte, el cardenal Leopoldo Brenes, se sumó a la celebración en la que destacó el espíritu humanista que caracterizó a Zacarías Guerra, quien otorgó sus bienes para que la niñez contara con un espacio donde estar seguros.

“Debemos darle gracias a Dios por habernos dado a una persona tan especial como Zacarías Guerra, quien vivió una vida plena y de entrega, dando lo que poseía a una obra que se ha mantenido durante 100 años, lo que significa que es una obra de Dios en la que se ha extendido una mano amiga a muchos jóvenes y niños” manifestó Brenes.

“El apoyo de los padres y las autoridades del hogar son los garantes de que los niños tengan una formación plena, fundamentada en valores espirituales, transmitiéndole la fe en Jesucristo y el amor a la iglesia y sus pastores, formándolos profesionalmente para que ellos tengan un mejor futuro” añadió.

Así mismo, la compañera Marcia Ramírez, titular del Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez (MIFAN) destacó que el Gobierno Sandinista a través del ministerio y el hogar, han venido trabajando de la mano, logrando de esta manera reducir el índice de menores que permanecían en los semáforos de la capital.

“Nosotros tenemos un trabajo en conjunto con el hogar y gracias a ello contamos con la oportunidad de trabajar con los niños que se encontraban vendiendo con sus padres en los semáforos de Managua, hemos alcanzado buenos resultados, un 97% de los niños concluyen su año escolar y reciben muchos beneficios como alimentación, estudios y formación religiosa. Lo importante es que los niños no pierden el vínculo con sus familias y reciben una atención integral” concluyó la funcionaria.