Durante el acto de inauguración de la carretera adoquinada en el municipio de San Francisco Libre, el Ministro de Hacienda y Crédito Público Iván Acosta y la Directora-Gerente Mulyani Indrawati, firmaron dos convenios de cooperación, uno por $57 millones que será dirigido a la construcción de caminos productivos y el segundo por $12 millones por la incorporación del país al Fondo de Riesgo Catastrófico.

De acuerdo al compañero Acosta este fondo de riesgo permitirá al Gobierno Sandinista tener disponibilidad financiera ante cualquier emergencia causada por desastres naturales, tal es el caso de huracanes, sismos o erupciones volcánicas.

Acosta indicó que la visita de altos representantes del Banco Mundial es un reflejo de la prioridad que el organismo da a Nicaragua y un reconocimiento de la buena ejecución que hacen las autoridades sandinistas a los recursos que sirven para construir carreteras y otros proyectos que dan protagonismo social a las familias.

“Estamos ampliando un financiamiento de 57 millones de dólares dirigidos a caminos rurales, que va a significar muchos caminos. En cuanto al Fondo de Riesgo es un blindaje a las finanzas públicas y eso permite reaccionar sin deteriorar las finanzas públicas ante una emergencia”, dijo Acosta.

Jorge Familiar Vicepresidente para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, recordó que Nicaragua tiene un portafolio de fondos por la suma de 700 millones de dólares, de estos 500 corresponden al sector público y 200 al privado.

Explicó que Nicaragua es el primer país en Centroamérica que forma parte de este fondo de riesgos que creado a raíz de una serie de eventos ocurridos en las naciones caribeñas.

“Es un seguro y en caso que hubiera un desastre habría un apoyo que le permitiría al Gobierno de Nicaragua, cubrir necesidades fiscales que surgen cuando hay una tragedia”, explicó Familiar.