Hace un par de semanas Samsung renovó su propuesta de teléfonos de gama media y baja, pero no será lo único que ofrezca para los mercados de economía emergente. En los próximos meses ampliará aún más su catálogo y entre esas novedades está el Galaxy V, su equipo más austero para 2014.

Al tratarse de un dispositivo con severas limitaciones, el Galaxy V tendrá un precio inferior a $100 USD, pero a cambio estará potenciado por la versión 4.4.2 de Android KitKat. La promesa de Samsung es que habrá posibilidad de actualizar a Android L hacia inicios de 2015. Ahora bien, el equipo presenta una fabricación muy simple, similar al Galaxy Young y al Galaxy Core, que si bien no luce tan atractiva, garantiza resistencia suficiente.

En su interior el teléfono cuenta con un procesador de un solo núcleo a 1.2GHz, tiene 512 de RAM y usa una cámara de 3 megapixeles con flash de LED. De almacenamiento ofrece 4 GB, cuenta con ranura microSD y en cuanto a conectividad está equipado con Wi-Fi Direct, Bluetooth 4.0, A-GPS y 3G.

No hay una fecha exacta de lanzamiento, sólo la noción de que podría llegar en algún momento del tercer trimestre del año a ciertos mercados asiáticos, África y América Latina.