La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, dijo recientemente que “deben continuarse profundizando los valores de familia, que actúan como un gran muro de contención frente a los desvalores que en estos tiempos están contaminando el mundo y que no tienen que ver con nuestra cultura y nuestras tradiciones”.

La Primera Dama precisó que en diferentes congresos que se organizarán desde la juventud y Gabinetes de la Familia, se abordarán temas importantes como los valores familiares, la participación de la comunidad para luchar por una Nicaragua donde se viva libre de violencia, donde se asiente la vida desde la cultura, desde el aprecio a los adultos mayores y a los niños que son el futuro de Nicaragua.

Afirmaciones como la anterior no deben de pasar desapercibidas, no solo por quien las dice sino por su contenido y trascendencia.

VALORES DE FAMILIA: La Familia es la base y sustento de toda sociedad, la misma está dentro del diseño del plan de Dios para la humanidad. Uno de estos valores que se deben de cultivar y fomentar diariamente en el seno de las familias, escuelas y colegios es el respeto y la honra de los hijos hacia los padres. El único mandamiento con promesa es “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen sobre la tierra y te valla bien”. Un hijo debe de honrar, respetar y obedecer a sus padres. Otro valor fundamental de la familia basado en el diseño y plan de Dios es la unión en matrimonio entre un hombre y una mujer. El cuido y protección de nuestros ancianos y abuelos no debería estar sujeto a una Ley, pero lamentablemente los antivalores han influenciado a los hijos a descuidar a sus ancianos y ancianas.

DESVALORES: Comparto y como yo creo que todos los cristianos compartimos plenamente la preocupación de la Compañera Rosario Murillo, cuando dice que es necesario levantar “un muro de contención frente a los desvalores que en estos tiempos están contaminando el mundo” Aun no es tarde para empezar, aun podemos proteger a nuestro niños y jóvenes de esa “mala levadura” que está cabalgando en el mundo como un ingrediente más de la globalización. El individualismo, el consumismo, el mediatismo, el modismo, el querer imitar otras culturas foráneas preñadas de antivalores. Es hora de tomar muy en serio las afirmaciones de la compañera Rosario, levantemos un muro fuerte de contención, cerremos filas todos, defendamos nuestras familias como un territorio donde las fuerzas enemigas no podrán penetrar.

GABINETES DE FAMILIA: Los gabinetes de familia de hecho es una de las instancias que se deben convertir en ese muro de contención del que habla la Primera Dama, igualmente las iglesias de los barrios, los centros de educación, todo nicaragüense honesto debe de ser una piedra donde se construya ese muro de contención. Por eso es necesario no prestar atención a las voces de quienes se oponen a los Gabinetes de Familia, será que ellos quieren que nuestros hijos, nuestros jóvenes estén desprotegidos y que los desvalores cabalguen libremente contaminando a nuestro niños y jóvenes.

FAMILIA Y COMUNIDAD: La familia es el centro de la preocupación de Dios, es por ello que él nos manda a defender a la familia como quien defiende una viña, un huerto, un territorio. Así como hombre y mujer en el matrimonio son un solo cuerpo, Familia y Comunidad debe ser un binomio indivisible, de apoyo y defensa mutua. Ojo con aquellos que promulgan por desarticular ese binomio de Familia y Comunidad, quienes así opinan tal vez sin quererlo se convierten en agentes de los desvalores.

Es hora que todos los sumemos a esta gran campaña en defensa de nuestras familias, para que tengamos una generación de hombres y mujeres de valor, con principios cristianos, solidarios, luchando todos por el bien común. De esa manera seremos más fuertes y las asechanzas del mal no podrán derribar nuestros hogares.

Rvdo. Miguel Ángel Casco González

Presidente de la Coordinadora Evangélica y de la Comunidad de Fe