El portero Sergio Romero, con dos paradas en la decisión por penaltis frente a Holanda, le permitió a Argentina seguir soñando con la posibilidad de su tercer título mundial tras una semifinal poco vistosa, aseguran hoy los diarios brasileños.

"El portero conduce a Argentina a la final", "De regreso a una final tras 24 años", "Argentina mantiene el sueño del tri", "Ellos llegaron allá" y "Carrera hacia el tri" son algunos de los titulares de los periódicos brasileños este jueves.

El diario O Globo destacó que, tras 120 minutos de un partido con pocas oportunidades de gol, los argentinos vencieron en los penaltis gracias a Romero y por tercera vez van a disputar la final de un Mundial con Alemania.

Para el periódico de Río de Janeiro, sin embargo, Argentina tendrá que medirse en la final con una Alemania que ha sido su verdugo en los últimos mundiales.

"El regreso a una final tras 24 años y la búsqueda de un título tras 28 años, todo eso llevó a Argentina a reencontrar un fantasma: Alemania, que eliminó a los argentinos en los dos últimos mundiales, está nuevamente en el camino", según el matutino.

Para el diario Folha de Sao Paulo, la victoria en los penaltis condujo a Argentina a una final del Mundial por primera vez tras 24 años y mantuvo el tabú de que la albiceleste nunca pierde en una semifinal.

"El resultado programó para el domingo la mayor repetición de finales de mundial: será la tercera vez que Alemania y Argentina deciden el título, con uno para cada lado", destacó Folha.

Según el diario O Estado de Sao Paulo, en un partido de mucho equilibrio y pocas posibilidades reales de gol, el portero Romero mantuvo vivo el sueño de 40 millones de argentinos de repetir la conquista de 1986 y de llegar al tercer título mundial.

"Romero, cuya convocatoria llegó a ser criticada en Argentina, atajó dos penaltis de holandeses", según el diario paulista.

El diario deportivo Lance destacó que, en el día en que conmemoró su independencia, Argentina quedó a un partido de entrar para la eternidad y que sólo Alemania la separa de la gloria del tricampeonato.

"De aquí a unos 20, 40, 50 años los argentinos se recordará que vinieron a Brasil y que convirtieron al país vecino en su casa. Argentina disputará la final del Mundial en nuestra casa con Alemania, la responsable por la mayor humillación de nuestra historia", asegura Lance.