La lucha contra el virus Chikungunya continúa extendiéndose por cada uno de los rincones del país, y en el caso de Managua no solo ha abarcado las zonas urbanas sino también las áreas rurales donde en los últimos años han crecido los proyectos urbanísticos.

Uno de estos lugares es la urbanización Xochitlán, ubicada en la comunidad San Antonio Sur, en el sector de carretera a Masaya. Allí la población se mostró complacida con las acciones que ha emprendido el gobierno para evitar que enfermedades como el Chikungunya o el Dengue diezmen la salud de los nicaragüenses.

“A mí me parece bien que el Gobierno se preocupe por el pueblo. Me parece perfecto que vengan aquí a fumigar, a abatizar porque con esto se previenen las enfermedades”, manifestó la María Concepción Gutiérrez.

Esta señora dijo que si bien es importante el trabajo que realizan las brigadas del Ministerio de Salud, los pobladores deben poner de su parte erradicando de sus hogares todos aquellos criaderos del mosquito transmisor.

“Hay que tener limpia la casa, sacar todos aquellos recipientes donde se acumule agua”, afirmó.

Sonia Cano fue otra de las pobladoras de la urbanización Xochitlán que se mostró conforme con la labor de los brigadistas de salud.

“Definitivamente es una gran labor la del gobierno, sobre todo en estas zonas que son zonas rurales. Estas son ubicaciones recientes y debe haber acceso para que pueda entrar el gobierno ha hacer esta labor”, aseguró.

El doctor Wilford Quintanilla, director del Centro de Salud Pedro Altamirano, indicó que la abatización y fumigación debe realizarse en todos los lugares, ya que las enfermedades como el Chikungunya no respetan los niveles socioeconómicos.

Quintanilla lamentó que algunas zonas residenciales se resistan a este tipo de jornadas epidemiológicas.