Ridley Scott acaba de lanzar las primeras imágenes de "Exodus: Gods and Kings", un avance de 1 minuto y 37 segundos que anticipa una gran espectáculo visual para esta nueva versión de la epopeya de Moisés y la liberación del pueblo judío, que rodó en Fuerteventura y Almería.

El "trailer" revela en primer lugar el título definitivo del filme, que durante el rodaje se presentó como "The book of Exodus", y que finalmente será "Exodus: Gods and Kings".

Además muestra a los seguidores de Scott impresionantes escenas de acción en los que se intuyen las localizaciones españolas, en las que Scott rodó parte de la película a finales del año pasado.

Este primer trailler de la película arranca con unas imágenes de Christian Bale, el actor protagonista, encarnando a Moisés, el niño judío criado por la familia del faraón que, de acuerdo con la Biblia, lideró el levantamiento de su pueblo contra la esclavitud que soportaba.

Inmediatamente, muestra una monumental carga de los carros de guerra imperiales en lo que parece ser la persecución de Moisés y los suyos en su huida a través del Mar Rojo, a las que siguen las primeras imágenes del faraón Ramsés, interpretado por Joel Edgerton.

También aporta algunas pinceladas de cómo se van distanciando dos jóvenes que crecieron juntos, casi como hermanos, el faraón y el niño abandonado en el Nilo, y de las plagas que asolaron Egipto hasta que Ramsés aceptó liberar a los judíos, según la Biblia.

"Exodus" es la mayor superproducción que se ha filmado hasta la fecha en Canarias, con un impacto directo en Fuerteventura durante el rodaje que se estima en cerca de siete millones de euros.

El autor de "Blade Runner" recurrió a hermosos parajes naturales de la más áridas de las Islas Canarias para recrear escenas que el relato bíblico sitúa en Egipto, como la huida del pueblo judío (en Cofete) o la apertura del Mar Rojo (en la playa del Risco del Paso).

Algunos de esos paisajes se pueden ver detrás de los efectos especiales en estos primeros 97 segundos de avance de un filme que también tuvo importantes localizaciones en Almería, donde Scott utilizó la Sierra Alhamilla para recrear los poblados judíos y grabó gran número de escenas exteriores, con cerca de 3.000 extras.

El avance de la película puede verse ya en varias páginas de internet, entre ellas el espacio que Apple reserva al estreno de "trailers" cinematográficos.