Monseñor Eddy Montenegro afirmó que los nicaragüenses debemos unirnos en oraciones y en voluntades para que el Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, sea una realidad y que más temprano que tarde esté llevando crecimiento económico para beneficio de las familias.

El alto prelado dijo que es muy positivo que se estén acercando los tiempos de inicio del proyecto, lo que hace que las dudas sobre la obra se despejen y los 50 mil trabajadores que requerirá la construcción comiencen a laborar.

“Lo importante es que de una manera u otra nos involucremos halando la carreta juntos, porque eso va a traer progreso para los que les guste, para los que nos les guste, para todos. Si esa obra se da, nos va a beneficiar a todos sin distingo de colores y hay que orar, mucha oración para que la sabiduría de Dios baje sobre los que están haciendo este proyecto”, comentó Montenegro.

La noticia sobre la ruta por donde será construida la vía marítima y la confirmación de su construcción es “un nuevo amanecer para Nicaragua y hay que pedirle a Dios que se concrete bien ese proyecto y que se perjudique lo menos posible el medio ambiente”.

Consideró que la empresa HKND está contratando a los mejores especialistas ambientales y sociales, a fin que los estudies de factibilidad indiquen la viabilidad de la obra y las acciones que deben hacerse para evitar el menor daño posible al ambiente, daños que deben ser amortizados de forma científica y profesional.

“Lo importante es que se trate con la mayor técnica posible lo que puede ser el avance de este proyecto”, concluyó el prelado.

Representantes de la empresa HKND y directivos de la prestigiosa consultora ambiental ERM, presentaron el pasado lunes la ruta definitiva del Gran Canal Interoceánico, vía que medirá 278 kilómetros desde la comunidad Brito en Rivas hasta la desembocadura del río Punta Gorda en el Caribe Sur.