El Coronel Jorge Castro, Director del Ineter, afirmó que  esa institución está coordinada con las autoridades del Parque Volcán Masaya, el Marena y los comités locales y departamentales de prevención de desastres para enfrentar cualquier emergencia.

Según Castro este fin de semana el volcán registró una desgasificación intensa.  “Ha mostrado signos de expulsión de cenizas aunque no ha llegado a tener la intensidad que tuvo el día 30 de abril” precisó.

Además dijo que también se reportaron dos sismos de baja intensidad en la zona del volcán, lo cuales fueron acompañados de una desgasificación que se incrementó y además hubo expulsión de ceniza.

“La expulsión de gases tiene ciertas  afectaciones a las comunidades cercanas, aunque creemos que en este caso no haya habido mucha afectación ya que el  viento a estado bastante calmo lo cual  ha hecho que la poca ceniza  que ha sido expulsada caiga en la misma zona del volcán”, indicó.

Ante los reportes de actividad,  Castro aseguró que el Ineter está vigilando de cerca la actividad en el volcán y comentó que ha solicitado cooperación de algunos países para que participen en la vigilancia del volcán.

En este sentido destacó que este jueves llegará al país un grupo de investigadores procedentes de la Universidad de Chalmer, ubicada en Suecia, quienes traen equipos con los cuales se examinará mejor la composición de los gases expulsados por el coloso.

“Eso permitirá esclarecer con mayor certeza cuál es la actividad que se produce en el interior del volcán”, dijo Castro.

El titular del Ineter recordó que debido a su ubicación, cualquier afectación del volcán podría tener consecuencias sobre la región más poblada de Nicaragua.

“Estamos hablando de que en un radio de 25 kilómetros alrededor del volcán Masaya  vivimos más de un  millón y medio de nicaragüenses, cuando hablamos de toda la subregión Managua, Tipitapa  y los Masaya y todos los pueblos de la meseta de Carazo; es la  zona más densamente poblada de Nicaragua y por lo tanto requiere la máxima atención de parte nuestra”, manifestó Castro.

Comunidades están preparadas

Según el Coronel Castro desde que comenzó la actividad en el volcán Masaya, el Sinapred empezó a puntualizar  los planes de evacuación y de protección de toda la población que está  en el radio de afectación.

“Estos son planes que están debidamente puntualizados  y cuentan con una serie de orientaciones que ya están planteadas en el terreno; la población ya conoce cual deben ser las acciones que deben derivarse frente a cualquier afectación”, afirmó y agregó que los órganos del poder ciudadano están debidamente informados y  están activados y vigilantes en el terreno.

De la misma manera indicó que además de la vigilancia en el Masaya, el Ineter vigila otros 5 volcanes activos, entre los que destacó el Telíca y el Cerro Negro.

“En segundo nivel de importancia de la vigilancia que tenemos sobre el volcán de Masaya es el volcán Telíca”, dijo Castro.

En este volcán se instalará un robot para realizar mediciones que permitan al Ineter obtener información en tiempo real sobre la actividad de este otro volcán.

Presentan SAT, mapas de riesgo y estudio sobre fallamiento local en Masaya

Durante su comparecencia Castro comentó que el Ineter presentó a la Alcaldía de Masaya el producto de un trabajo que duró más de un año y que dejó importantes aportes para ese municipio.

Indicó que con ayuda de la Comunidad Europea y de la Embajada de Taiwán se creó un Sistema de Alerta Temprana (SAT).

También se logró tener preparados los mapas de amenazas sísmicas que contienen información precisa sobre rutas de evacuación y zonas de afectación urbana y rural de los 30 barrios y 19 comunidades del municipio de Masaya.

“También se logró hacer  un estudio sobre el fallamiento local en Masaya, se logró estudiar en profundidad, determinar cuáles son las áreas que tienen presencia de fallas locales  para que esta información le permita a la municipalidad de Masaya y al Sinapred estructurar con más información los planes de prevención y los planes de respuesta que se podrían tener ante la amenaza sísmica  y la amenaza volcánica”, explicó Castro.

Ineter instalará robots para vigilar el Volcán Telica

Por su parte Angélica Muñoz, directora de geofísica del Ineter, explicó que la vigilancia vulcanológica serpa reforzada con la instalación de un robot en el Volcán Telíca.

“Se instalara un robot en la boca del volcán Telíca y este robot nos  va a permitir medir los gases del volcán, dióxido de azufre, dióxido de carbono, información meteorológica a la orilla del volcán y junto con las estaciones sísmicas que tenemos instaladas va a ser un  mecanismo muy bueno para poder conocer los  signos premonitores en el caso  que el Telíca se acerque a una actividad como la que registró el año pasado”, cuando se evacuó a la población aledaña luego de una fuerte explosión que ocurrió en ese volcán, indicó Muñoz.