La operación israelí ya causó 35 muertos y más de 300 heridos en la Franja de Gaza, dijo a Nóvosti el portavoz del Ministerio palestino de Sanidad, Ashraf Al Qidra.

“Tenemos 35 muertos, entre ellos 20 mujeres y niños. Hay dificultades a la hora de calcular a los heridos que son más de 300”, precisó.

Pese a las hostilidades, sigue abierto el paso fronterizo Kerem Shalom a través del cual llega ayuda humanitaria a la Franja de Gaza.

Se informó también que el Ejército israelí no ha sufrido bajas.

La víspera, los militantes palestinos bombardearon con misiles Jerusalén, Tel Aviv y otras grandes ciudades israelíes.
A pesar de que la operación israelí, primera desde 2012, se limita a golpes a distancia, las autoridades no descartan una invasión y han comenzado a movilizar a unos 40.000 reservistas.

Según datos del Ejército, desde el inicio de la operación han estallado 117 misiles de los 154 lanzados contra territorio de Israel desde la Franja de Gaza, sin que se produjeran víctimas. Otros 29 misiles fueron interceptados en vuelo.