El portavoz internacional de la demanda marítima de Bolivia y ex presidente (2003-2005), Carlos Mesa, informó hoy que el país presentará un documento de respuesta a los argumentos de Chile sobre el diferendo marítimo.

Mesa recordó que hace pocas semanas la cancillería chilena publicó un texto titulado Chile y la aspiración marítima boliviana, mito y realidad, que recoge la tesis chilena sobre el conflicto marítimo a través de un artificioso balance de supuestas bondades del Tratado de 1904 en favor de Bolivia en materia de libre tránsito por puertos chilenos.

Quiero adelantarle al pueblo boliviano que en la próximas horas el canciller boliviano, David Choquehuanca, presentará un documento de respuesta especifica y puntual de cada uno de los argumentos de Chile, dijo Mesa.

El texto busca demostrar que el libre tránsito no se cumple y que no es verdad que nosotros tengamos una ventaja comparativa que no sea la que tiene todos los países sin mar, manifestó.

En esa dirección, sostuvo que Chile tiene una estrategia en dos direcciones: una que pretende confundir a la opinión pública e incluso a la Corte Internacional de Justicia de La Haya al afirmar algo que no es cierto, referido a que la base de la demanda boliviana es el cuestionamiento del Tratado de 1904.

"La demanda expresamente dice que no estamos poniendo en parte, ni en totalidad el debate del Tratado de 1904 y que nuestra argumentación va por otra ruta", indicó Mesa.

Mesa agregó que el segundo elemento con en el que Chile trata de generar una confusión y distorsión de la realidad, es el afirmar que Bolivia tiene un acceso al mar a partir del libre tránsito del Tratado de 1904.

"Hay una cosa importante que Chile no dice, que en el derecho del mar, que es parte del derecho internacional, hay un reconocimiento de privilegios para países mediterráneos que tienen que darle sus países limítrofes con acceso al mar, en términos de facilidades de importación y exportación", argumentó.

En ese marco, aseguró que el libre tránsito de Bolivia no es ninguna excepción en relación al resto de los países mediterráneos.

Las declaraciones de Mesa fueron emitidas a la emisora Red Patria Nueva luego que el pasado lunes la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, informara que su gobierno determinó objetar la competencia de la Corte Internacional de Justicia, frente a la demanda marítima interpuesta por Bolivia.

En abril de 2013 Bolivia llevó a Chile a la Corte Internacional de Justicia de La Haya para negociar una salida soberana al océano Pacífico, después de un dilatado e infructuoso diálogo.

Bolivia perdió 120 mil kilómetros cuadrados de territorio y 400 kilómetros de costas tras la invasión chilena el 14 de febrero de 1879, conocida como la Guerra del Pacífico.

Un cuarto de siglo después ambos países firmaron el Tratado de Paz y Amistad, que garantizaba a Bolivia una salida soberana al mar, lo cual nunca se cumplió, según la administración del presidente Evo Morales, que insiste en renegociar el referido pacto.

En 2006, Morales y la presidenta chilena, Michelle Bachelet, establecieron una inédita agenda de diálogo de 13 puntos que incluyó el reclamo marítimo, pero se diluyó con la llegada al poder de Sebastián Piñera.