De los nuevos buses que ha traído el gobierno para el transporte de los capitalinos, una buena cantidad de ellos cuentan con un sistema de rampa que en teoría debería facilitar el ingreso de las personas en sillas de rueda a dichas unidades.

Pero en la calle, la práctica dista mucho de lo teórico: muchas de los buses tienen el sistema de rampa en mal estado o desactivado, haciendo del transporte público toda una odisea para las personas con discapacidad física-motora.

El colmo de las cosas, de acuerdo a organizaciones de discapacitados, es que muchas veces los conductores de buses se niegan a detenerse solo por no tener que subir a la unidad a un discapacitado.

Ante esta situación la Procuraduría para la Defensa de los Derecho Humanos, la Alcaldía de Managua y las Asociación de Personas con Discapacidad Física – Motora (ADIFIM), han iniciado una jornada de inspecciones en distintos puntos de Managua para verificar in situ el problema y así coordinar los esfuerzos necesarios para facilitar el acceso a un servicio de transporte de mayor calidad.

La procuradora especial para la discapacidad, Rosa Salgado, manifestó que lo que se busca es construir “paradas de buses accesibles” y de esta manera permitir el uso adecuado del sistema de rampas con el que vienen acondicionados los buses.

Entre los sectores donde se están haciendo estas inspecciones a partir de este lunes las paradas de buses ubicadas en Enacal, Hospital Lenin Fonseca, Hospital Manolo Morales, y el Hospital Fernando Vélez Paíz.

“Consideramos que es un proyecto piloto que se está impulsando para que haya esa restitución de derecho en cuanto al tema de transporte en Managua. Sentimos que de esta manera vamos dándole esas oportunidades de accesibilidad y garantizando que los derechos de las personas con discapacidad sean una realidad en nuestro país”, manifestó la procuradora.

Juan Pío Martínez, presidente de ADIFIM, destacó que la Alcaldía de Managua tiene aprobado  1 millón 700 mil córdobas para el desarrollo de este tipo de proyectos, el cual se ha venido desarrollando a partir del 2009.

“Tenemos un presupuesto estimado pero no fijo, porque cuando se llega al terreno tenemos algunos imprevistos”, señaló a la vez que destacó que la importancia del trabajo en conjunto entre Transportistas, Alcaldía y Procuraduría para sacar lograr mejores resultados y sobre todo restituirle los derechos a los discapacitados.

Ana María Martínez, concejal de Managua, refirió que el equipo de urbanización de la Comuna tiene aproximadamente un mes de estar trabajando en los proyectos a desarrollar en cada una de las paradas de buses seleccionadas.