Miles de leoneses realizaron una caminata por las calles de León en el contexto de una fiesta popular con rumbo hacia el Fortín de Acosasco, en la zona sur oriental de la ciudad, sitio del que fue desalojada la guardia somocista el siete de julio por las fuerzas revolucionarios del Frente Sandinista.

En la marcha hacia el fortín de Acosasco, que rememora la toma a sangre y fuego de la última plaza de la guardia nacional en esa ciudad, miles de personas jóvenes y mayores realizaron una caminata mientras desde alto-parlantes salía música revolucionaria que era entonada por las gargantas de muchos de los asistentes a la caminata de aproximadamente ocho kilómetros.

A lo largo del camino desde las casas se resaltaban centenares de banderas nacionales y del Frente Sandinista, así como también parte de las calles estaban adornadas con banderines de distintos colores, mientras grupos de músicos tocaban canciones sandinistas del momento.

Evert Delgadillo, secretario político de León, dijo al ser preguntado por El 19 Digital, “estamos conmemorando la toma del fortín de Acosasco, gesta heroica que realizó la juventud de aquellos tiempos, dando continuidad a la acción iniciada por Rigoberto López Pérez aquí en León y que se denominó el principio del fin de la dictadura”.

El compañero Delgadillo destacó que ahora a 35 años de la gesta, el recuerdo de nuestros héroes y mártires de los hombres y mujeres que ofrendaron su vida para luchar por la libertad, sigue vigente en la restitución de derechos de los nicaragüenses para ahora tener tantos logros y la paz y la tranquilidad que hoy vivimos, que es gracias a Dios a nuestros héroes y mártires”.

Logros gracias al sacrificio de la juventud del 79

Por su parte el alcalde de León, Roger Gurdián, manifestó que “el sacrificio de nuestros héroes y mártires que dieron lo mejor de su vida para construir una Nicaragua más justa, más próspera, más socialista y más solidaria, generó hoy en día los logros que se están disfrutando en paz en Nicaragua, lo que no habría sido posible si no su hubiera liquidado a la guardia somocista que se encontraba en el fortín de Acosasco”.

Por su lado, Víctor Manuel Hernández Calderón, expresó que “la celebración de la toma del fortín de Acosasco es una fecha heroica, porque ese sitio fue el último reducto de la guardia somocista, a partir de ahí hemos visto cambios con este gobierno revolucionario, por eso tenemos educación gratuita de calidad y seguimos avanzando por más victorias”.

Mientras tanto Porfirio Balladares manifestó que “gracias al gobierno revolucionario estamos siempre reflejando la participación de la juventud en los actos de la revolución, en la conmemoración de la toma del fortín de Acosasco donde cayeron compañeros, pero los sobrevivientes seguimos aquí demostrando el amor a la revolución, a nuestra patria al comandante Daniel Ortega y a la compañera Rosario Murillo”.