Al menos 700 catequistas de las diversas parroquias que conforman la Arquidiócesis de Managua, participaron de una ceremonia litúrgica celebrada en la Iglesia Inmaculada Concepción de María, en el municipio de La Concepción en Masaya.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua dispuso que la primera semana de Julio y en el marco de las festividades en honor a la beata Sor María Romero, celebrar la Semana de la Catequesis y el Día del Catequista, labor que es realizado por un poco más de 2 mil mujeres y hombres en todas las parroquias del país.

En este encuentro participaron catequistas de las parroquias de Carazo, Masaya y Managua, los que escucharon atentamente el mensaje de su Eminencia Reverendísima Leopoldo Brenes, quien resaltó la labor de estos compañ[email protected] que ayudan a transmitir el evangelio a decenas de miles de niños y niñas.

“Lo bonito es que hay catequistas que tienen más de 40 o 50 años (de ser catequistas). Me encontré una de mis primeras catequistas, cuando fue nombrado párroco en 1974 de la iglesia Santa María de Guadalupe forme mi equipo de catequistas y aquí andaba una de ellas”, mencionó Brenes.

Durante la homilía manifestó que el ser catequista es una misión muy importante cuando se trata de transmitir el evangelio a las nuevas generaciones.

“No se sientan colaboradores del párroco, no se sientan colaboradores del obispo, sino como dijo el Papa Benedicto XVI (Papa Emérito) siéntanse corresponsables, o sea que no solamente van a aceptar lo que el padre les dice, sino que sientan que ser catequista es una vocación, es un llamado que el Señor nos ha hecho.”, expresó Brenes

También recordó las palabras del Papa Francisco durante un encuentro el año pasado con miles de catequistas del mundo, a quienes les afirmó que trabajar como catequista y ser catequista de vocación, son dos cosas diferentes.

Ayudamos a evangelizar

“Trabajar como catequistas significa ser alguien que va, hace un oficio y mañana se retira, pero el ser catequista es una identidad, es como ser sacerdote, es una identidad que la llevamos, es una vida, es algo propio con lo cual yo no puedo vivir. Yo quisiera que todos ustedes no se sintieran trabajadores de la catequesis, sino que sintieran esa identidad de ser catequista”, reflexionó el Cardenal Brenes.

Los catequistas aplaudieron y agradecieron el mensaje de fe del Cardenal Brenes y se comprometieron a seguir llevando el evangelio, la palabra de Dios a los niñ@s nicaragüenses.

“La tarea que tenemos como catequistas es evangelizar, llevar la palabra de Dios a los niños, sentir esa satisfacción de enseñar el amor de Dios a los más pequeños, desde el más pequeño a lo más grandes”, dijo Martha Lagos.

La señora Esther Narváez que tiene 10 años de ejercer este apostolado en Jinotepe, indicó que todos los catequistas son misioneros de Dios, los que caminan para llevar el mensaje de amor, de fe y de religiosidad.

“Es un llamado de Dios, es algo tan profundo que nos llena de mucho amor, pero es obra del espíritu santo que llega a nosotros. Lo que más nos llama es que los niños y niñas nazcan y crezcan esa fe en ellos”, mencionó doña María Lidia Díaz que tiene 72 años y 32 de ser catequista.

Recorriendo todo el país

“Mi experiencia ha sido muy hermosa, he visto niños y ahora son mayores y me saludan con gran respeto, sienten que yo soy como una madre porque los he guiado, Dios me ha dado esa oportunidad de enseñar”, concluyó doña María Lidia.

Al finalizar la misa, el Cardenal Brenes atendió a los periodistas, quienes resaltaron sus energías para visitar todas las parroquias del país.

Brenes agradeció a cada una de estas parroquias por las invitaciones que les hacen llegar los párrocos, mismas que en la medida de lo posible visita o visitará en las próximas semanas.

"Veo el apreció y cariño de mis hermanos obispos de la conferencia episcopal, como también de muchos sacerdotes. Con gusto dentro del marco de mi trabajo, de mi agenda ahí me pongo de acuerdo (para visitar las parroquias) ", citó Brenes.

Hasta el momento el Cardenal Brenes ha visitado algunos municipios de Boaco, Chontales, Masaya, León, Jinotega, Carazo, Managua y otros.