A la escuela Enmanuel Mongalo de la comunidad San Andrés de la Palanca, municipio de Mateare, llegan todos los sábados 19 muchachos y muchachas a aprender todo lo relacionado con el trabajo en el campo.

Estos estudiantes son parte de las Escuelas Técnicas de Campo que desde el mes de marzo vienen funcionando en todo el país, como parte de los esfuerzos del gobierno por dotar a los jóvenes campesinos de una educación acorde con su entorno.

Allí los jóvenes aprenden todo sobre el medioambiente, la Madre Tierra, los granos básicos o la adaptabilidad al cambio climático, lo cual es fundamental para las labores que realizan diariamente.

“Estamos aprendiendo cómo sembrar maíz, sorgo. También aprendemos a conocer el tipo de suelo, el agua, el bosque. En mi caso (la Escuela Técnica) me está ayudando mucho porque trabajo en una ganadería y estoy aprendiendo a explicarle a mi jefe cómo se puede sembrar”, dijo Abner Hernández, uno de los protagonistas de este programa.

Para Ada Francis Rocha esta es una oportunidad muy buena que les permitirá a ellos mejorar cultivos como el maíz, el sorgo, los frijoles y las hortalizas.

“La escuela técnica de campo es una oportunidad que no podemos desperdiciar, ya que eso nos va a dar a nosotros conocimientos para mejorar los cultivos de la zona” explicó Rocha.

El facilitador del Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria, Oscar Antonio Morales, subrayó que lo que se prioriza son clases 30 por ciento teóricas y 70 por ciento prácticas.

“Esta es una metodología participativa en la cual el protagonista tiene una experiencia que la comparte con los demás”, manifestó Morales.

Reconstruyen dos aulas

La Escuela Enmanuel Mongalo fue afectada por los fuertes sismos del mes de abril, por lo que el Ministerio de Educación (Mined) se vio en la necesidad de demoler dos aulas de clases e iniciar un proceso de reconstrucción que garantice la seguridad de los alumnos.

La vice ministra de Educación, Norma Irías, supervisó este fin de semana los avances en los trabajos y aseguró que en total se verán beneficiados unos 200 alumnos de las distintas modalidades educativas.

Irías destacó que en el centro convergen estudiantes de todas las comunidades aledañas, de tal manera que el Gobierno está dando prioridad al proceso reconstructivo de estos dos salones de clases.