El entrenador belga, Marc Wilmots, dijo hoy tras la eliminación de su equipo del Mundial de Brasil 2014 que la selección argentina, que se quedó con el billete a semifinales, "ganó pero no impresiona. Es un equipo común y corriente".

Wilmots no se quejó directamente del arbitraje, pero sí de los argentinos, de quienes dijo que se valieron de su "experiencia" para imponerse en el estadio Mané Garrincha de Brasilia.

"Es difícil saber porque perdimos, pero una de las razones fue la la experiencia de los argentinos. Son capaces para distorsionar el ritmo del partido y entonces tardan 30 segundos en un saque de banda pero el árbitro no dice nada", declaró.

"Ellos se aprovechan, pero creo que aprendimos mucho hoy", apuntó el entrenador, que aunque valoró el juego de Lionel Messi prosiguió con su lamento y aseguró que el jugador del FC Barcelona "cometió tres o cuatro faltas y no fueron sancionadas".

Sobre su propio equipo, se dijo "muy orgulloso" y destacó que sus jugadores, pese a conformar la selección más joven entre las que jugaron los cuartos de final, "se entregaron plenamente".

Sostuvo que ha dirigido un equipo "muy apasionado", que "merecía mejor suerte", pero reconoció que "así es el fútbol" y que "ahora habrá que seguir trabajando".