El alcalde de la cuidad de Belo Horizonte (sureste de Brasil), Marcio Lareda, decretó este viernes tres días de duelo en la región por las muertes que ocasionó el desplome del viaducto en una transitada avenida que aplastó a un bus, dos camiones y un vehículo.

La presidenta Dilma Rousseff expresó a través de su cuenta en Twitter su pesar por la tragedia y ofreció ayuda al municipio en el proceso de reconstrucción del puente. "Con tristeza nos enteramos del colapso del viaducto en Belo Horizonte", escribió la mandataria.

Lareda indicó que aún no se conocen las causas del accidente, pero adelantó que ya iniciaron las investigaciones."Seguramente descubrirán algún error de ingeniería (...) Pero eso no es importante ahora. Lo más importante es dar asistencia a las víctimas", añadió.

El viaducto se derrumbó este jueves sobre los vehículos que transitaban por el lugar que conecta con el predio donde se concentra el seleccionado argentino del Mundial de Fútbol.

Dos personas murieron, entre ellas la chófer del bus, y al menos 23 resultaron heridas. Aún realizan las labores de rescate de la segunda víctima fatal en un vehículo, los bomberos no descartan que más personas viajaran con la víctima, lo que aumentaría el número de fallecidos.