La Fiscalía de Georgia (EE.UU.) presentó cargos contra el director Randall Miller y los productores Jody Savin y Jay Sedrish, responsables de la película "Midnight Rider", por la muerte de una asistente de cámara durante el rodaje en febrero, informó hoy The Hollywood Reporter.

Sarah Jones, de 27 años, perdió la vida tras ser arrollada por un tren cuando el equipo de producción filmaba una secuencia sobre las vías, donde supuestamente la compañía no tenía permiso para grabar.

Los imputados fueron acusados de homicidio involuntario y de acceder sin permiso a un área restringida.

Si son condenados podrían pasar en la cárcel hasta 10 años por la muerte de la joven y 12 meses más por el allanamiento.

La película era una adaptación de la vida del cantante Gregg Allman.

Desde el incidente, el proyecto quedó suspendido y su actor principal, el ganador de un Óscar William Hurt, que estaba presente cuando ocurrió el atropello de Jones, abandonó la película.

Además de los cargos penales, los acusados cuentan con varias demandas por lo civil presentadas por familiares y empresas asociadas con la cinta.

Tras la investigación policial, las autoridades determinaron que fue la negligencia de los responsables de "Midnight Rider" la causante de las heridas mortales sufridas por Jones.

El fallecimiento de la asistente de cámara originó un movimiento en la comunidad del cine estadounidense en memoria de Jones y por la mejora de las medidas de seguridad en los rodajes.

Artistas como Anna Faris, Allison Janney, Paul Dano, Heather Locklear fueron algunos de los que mostraron su apoyo públicamente a esta causa.