Nicaragua expresó su respaldo a Argentina en el caso de los Fondos Buitre, a la vez que denunció al Sistema Financiero Internacional y el capital especulativo de pretender acabar con la soberanía de los Estados.

El vicecanciller Denis Moncada Colindres, en representación de nuestro país, expuso lo anterior durante la sesión efectuada este jueves en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre este tema, y en donde Argentina obtuvo un respaldo total a su posición de renegociación justa de su deuda.

La OEA se ha sumado este jueves a otros organismos regionales que han expresado su respaldo a Argentina en su disputa con los "fondos buitre" en una declaración en la que muestra su preocupación "por el comportamiento de agentes especulativos" que afectan "la estabilidad financiera global".

La declaración fue aprobada por aclamación con las abstenciones de EE.UU. y Canadá, que expresaron sus reservas en sendas notas a pie de página.

Los cancilleres y representantes del continente coincidieron mayoritariamente con la tesis de Argentina de que el fallo contra ese país sienta un precedente judicial que amenaza la capacidad de los Estados de renegociar su deuda en casos de necesidad.

INTERVENCION DEL VICECANCILLER DENIS MONCADA COLINDRES
EN LA REUNION DE MINISTROS DE RELACIONES EXTERIORES
SOBRE REESTRUCTURACION DE LA DEUDA SOBERANA ARGENTINA Y LOS FONDOS BUITRES

(OEA, Washington 3 de Julio 2014)

Señor Presidente:

El capital financiero especulativo y usurero es un esquema de poder mundial que amenaza con obstruir todo intento de construcción de un proyecto político, económico y social incluyente y equitativo en los países de este hemisferio y en otras regiones.

Las injustas demandas especulativas hechas por los fondos buitres contra la hermana República de Argentina, pretenden despojarla de sus recursos financieros y afectar su recuperación económica al ignorar la renegociación de la deuda soberana acordada con la mayoría de sus acreedores que poseen más del 92% de títulos valores.

Esos sectores, intentan poner en jaque la economía y la estabilidad de Argentina, utilizando resoluciones que sientan un peligroso precedente para la estabilidad económica y financiera de nuestros países, al pretender legalizar la rapiña, en perjuicio de la soberanía de los Estados.

Es inadmisible que resoluciones dictadas a partir de demandas presentadas por estos grupos, se conviertan en amenaza latente para Argentina y otros Estados del hemisferio y ponga en riesgo futuros procesos de reestructuración de la deuda soberana.

A los centros de poder del Sistema Financiero Internacional les incomoda la recuperación del rol activo del los Estados, las políticas de redistribución de la renta, los programas incluyentes de justicia social, así como la integración y la cooperación solidaria para el desarrollo y para contrarrestar las crisis sistémicas.

Les molesta el ejercicio de la soberanía de nuestros pueblos en su más amplia dimensión, incluyendo la renegociación y el justo pago de la deuda y por ello, alimentan una bandada de buitres rapaces, que devoran despiadadamente los recursos financieros de los pueblos de este hemisferio, de África y de otras regiones del mundo. Los daños que se producen a millones de seres humanos configuran posibles delitos de lesa humanidad.

Esas aves de rapiña con vuelo imperial, buscan empujar a la República de Argentina a una situación de default y destruir el acuerdo de reestructuración de la deuda que alcanzó con un alto porcentaje de sus acreedores, estableciendo además una ruta para devorar con la misma rapacidad y voluntad extorsionadora, las economías de otros países. Es otra forma neocolonial de agredir la soberanía de nuestras naciones.

La voracidad insaciable del capitalismo salvaje por saquear los recursos de nuestros países genera graves consecuencias, de forma tal que nos obliga a construir diques de contención para salvaguardar a nuestras naciones y sus recursos. Debemos resistir y rechazar tanto abuso y saqueo de nuestras economías y bienes nacionales, poner un alto a ganancias usureras que pretenden ser legalizadas, limitando el desarrollo integral con inclusión social de nuestros pueblos. El rediseño y la transformación del actual sistema económico y financiero internacional, continúa siendo una necesidad prioritaria.

Ante esta injusta y condenable situación, la Delegación de Nicaragua manifiesta el apoyo y solidaridad de nuestro Gobierno con el pueblo y Gobierno de Argentina que ha demostrado su voluntad de negociar de buena fe y honrar sus compromisos adquiridos.
Reafirmamos que es necesario garantizar que los procesos de reestructuración de las deudas soberanas, sean respetados conforme los acuerdos alcanzados entre acreedores y deudores y que los flujos de pago sean distribuidos a los acreedores cooperativos según lo acordado con los mismos en el proceso de readecuación consensuada de la deuda.

Argentina tiene derecho de lograr el diálogo con todos los tenedores de títulos de su deuda en condiciones justas, equitativas y legales. Es inaceptable que se transgreda el Derecho Público Internacional con medidas de coerción a un Estado Soberano, obstaculizando el logro de acuerdos razonables y definitivos entre deudores y acreedores.

Agradecemos al canciller Héctor Timerman y al Ministro de Economía Axel Kicillof por su amplia e importante exposición.

Nicaragua apoya y aprueba decididamente el proyecto de declaración en respaldo a la posición de la República Argentina en la reestructuración de su deuda soberana, presentada en esta vigésima octava Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores.

Muchas gracias Sr. Presidente.