Cultivado principalmente por pequeñas familias productoras de la Isla de Ometepe, Momotombo y Sábana Grande, el ajonjolí nica se viene perfilando con excelentes resultados en el mercado asiático.

Tras celebrarse una reunión entre los representantes de este sector productivo y el Sistema de Producción, Consumo y Comercio, el titular del Ministerio Agropecuario (MAG), compañero Edward Centeno, detalló que Japón constituye el mercado más fuerte donde se exporta este bondadoso cultivo.

El ministro nicaragüense expuso que en Nicaragua se siembran aproximadamente unas 14 mil manzanas de ajonjolí al año. En este proceso de siembra participan principalmente pequeños y medianos productores que tienen entre 1 y 3 manzanas.

“La perspectivas de este cultivo son óptimas, porque hay un buen mercado internacional. Nosotros tenemos un estimado de 163 mil quintales que se producirían este año (2014), y de estos alrededor de 130 mil quintales van al mercado de exportación”, detalló Centeno.

El titular del MAG precisó que esta es la segunda reunión que sostienen con este sector productivo, y en un primer momento el Gobierno Sandinista procurará trabajar para dotar a estos productores de semillas mejoradas, para incrementar el nivel de productividad.

Por su parte, Diego Vargas, Presidente de INVASA, empresa que exporta grandes cantidades de ajonjolí al mercado asiático, puntualizó que “pese a las ciertas complicaciones climáticas que se han presentado (por ausencia de lluvias), este será un buen año para este producto”.

Expuso que al menos el 97% del ajonjolí es exportado para productos alimenticios, tales como aceites vegetales, pastas, ajonjolí descortezado para el pan y molido para aderezos y otros complementos comestibles.

“Nicaragua ya llegó a producir (450 mil quintales) tres veces lo que hoy estamos exportando (150 mil quintales). Por lo que pensamos que podemos triplicar la exportación actual”, aseguró el empresario.

Vicente Salmerón, productor de Chinandega (Somotillo), destacó que el 90% de todo el ajonjolí que se exporta de Nicaragua hacia los mercados asiáticos es sembrado por pequeños productores, justamente porque es resistente a la sequía y es prácticamente un cultivo silvestre.