A pesar de que Samsung trató de crear un robusto ecosistema de servicios y aplicaciones para su serie de televisores inteligentes, la difícil competencia de la televisión en línea complicó los esfuerzos al punto de que tendrá que clausurar sus canales de Samsung Video y Media Hub el próximo 1 de agosto. Esta decisión busca centrar recursos en "nuevos y excitantes productos de video".

Lo anterior no significa que los usuarios afectados perdieron la inversión que hicieron en contenidos, pues la compañía transfirió los perfiles y las compras intactos a M-Go, un servicio propiedad de DreamWorks y Technicolor. Las personas que estén dispuestas a aceptar el cambio, podrán suscribirse con varios beneficios adicionales: $13 USD de crédito para cualquier compra y 50% de descuento en varias rentas.

Así, la habilidad de reproducción local seguirá presente para los videos previamente descargados, pero ya no será posible acceder a contenidos desde el canal de Samsung Video. Ahora bien, por las compras efectuadas en el Media Hub de Samsung que no estén disponibles en M-Go, la empresa ofrecerá una remuneración equivalente que podrá utilizarse para comprar otras películas o series de televisión.