El ministro de Fomento, Industria y Comercio, Orlando Solórzano, calificó el programa ”Impulsor” de la empresa Cargill de Nicaragua, como un proyecto sumamente importante que está diseñado en términos estratégicos de transformación del país para aumentar la productividad y producción de los productores de sorgo del país.

Solórzano dijo lo anterior al participar en la apertura del programa Impulsor que está iniciando la empresa Cargill de Nicaragua, señalando que con acciones como la señalada “se va construyendo el futuro de nuestros hijos”.

El ministro explicó que “Nicaragua como país pobre, en desarrollo, necesita urgentemente acelerar este camino de transformación productiva y comercial en toda la cadena y esto tiene mucho que ver con los cambios en el comercio internacional, tiene que ver con nuestra posición en el comercio internacional, que uno de los países más abiertos del mundo en el comercio internacional”.

Destacó que Nicaragua tiene un grado de apertura de más del 90 % al comercio internacional, lo que se mide como la suma de exportaciones e importaciones y su relación con el producto interno bruto y en ese sentido agregó que Nicaragua se rige por las normas internacionales de comercio.

Añadió el compañero Solórzano que esta transformación tiene que ver con la visión estratégica y las políticas de gobierno, conducido por nuestro comandante, presidente Daniel Ortega Saavedra para la transformación del país hacia el futuro.

Entre tanto, Alfredo Vélez, vicepresidente corporativo de Cargill, dijo que este programa está diseñado para ayudar a mejorar la productividad y competitividad de los productores de sorgo de Nicaragua, entre los cuales están unos 40 productores los que tienen buenos rendimientos y que puede mejorar su competitividad en uno 10%.

Apoyo a más de 400 pequeños productores de sorgo

Destacó que “los productores pequeños son alrededor de 400 y por medio del programa que hace interacción a través de Techonoserve, creemos que se le puede agregar alrededor de uno 20 por ciento en la productividad en un período de cuatro años”.

Impulsor es el producto de varios meses de diseño, de trabajo por medio del cual estaremos apoyando al sector privado nicaragüense para reproducir semilla de sorgo híbrido, lo que ayudará a evitar las importaciones de sorgo, tanto de Estados Unidos como México.

Añadió que al poder producir localmente en base de material genético tropicalizado, los productores podrán optar por semillas con mayor adaptación a las condiciones climáticas del país y con un precio más bajo que la semilla de híbrido que se importa.

El programa Impulsor se ejecutará en cuatro años y Cargill invertirá en él alrededor de 1.8 millones de dólares, aportando su esfuerzo para fortalecer el desarrollo del sector del sorgo y hacerlo más competitivo.