El jefe de gabinete presidencial Jorge Capitanich reiteró hoy en conferencia de prensa que Argentina está dispuesta a negociar la deuda con sus acreedores, pero solo sobre bases justas y legales.

Capitanich indicó que ya se conformó el grupo negociador de su país que viajará a Nueva York para las conversaciones del próximo 7 de julio con el abogado Daniel Pollack, designado por el juez Thomas Griesa como mediador entre el gobierno argentino y los fondos buitre, aunque no adelantó la conformación de ese equipo.

El funcionario confirmó que el ministro de Economía, Axel Kicilloff, expondrá el próximo jueves ante los cancilleres de los países miembros de la Organización de Estados Americanos la posición de Argentina ante la amenaza que representan los fondos buitre.

Al ser preguntado sobre el posible impacto en las inversiones del conflicto con los fondos buitre, Capitanich respondió que la experiencia argentina indica que "no hay una correlación directa entre una y otra circunstancia",

Basó esa conclusión en el hecho de que en su país "la inversión bruta interna era del 12 por ciento en el año 2002, y tuvo un incremento prácticamente del doble en 2005, y en ese período estaba el proceso de reestructuración y no se había podido resolver la situación del default".