El tenista número uno mundial, el español Rafael Nadal, quitó hierro a su derrota este martes en Wimbledon ante el australiano Nick Kyrgios, argumentando que no había jugado mal y se felicitó por poderse ir de vacaciones.

"No he jugado muy mal, en el primero y el segundo set fui mejor que él pero no conseguí aprovechar mis oportunidades, en el resto él fue mejor", admitió Nadal. "Me voy a casa habiendo perdido una sola vez el servicio", dijo Nadal, refiriéndose al cuarto set (el primero y el tercero los perdió en el juego de desempate).

"Felicidades a él y para mí, la playa", sentenció, anunciando que iba a tomarse unas semanas de vacaciones en Mallorca, su tierra natal.
Nadal atribuyó el buen juego de Kyrgios a su juventud y a no tener nada que perder, y puso como ejemplo algunos segundos servicios a 225 km/h. "Cuando no tienes nada que perder, puedes jugar así", dijo.

Nadal no quiso decir si su rival, un jugador con un servicio poderosísimo -37 'aces' en el partido-, puede estar arriba, argumentando que no lo había visto lo suficiente. "Al final la cosa con entrar en el 'top-10', es que son solo 10 jugadores. Es difícil estar ahí, para mi sería muy fácil decir que sí, no es que crea que no puede hacerlo, pero cada vez que vemos a un joven hacer un gran partido lo decimos y a veces es verdad y otras no", cerró el mallorquín.