Durante más de una década los ingenieros han expresado su preocupación respecto a que cada vez son menos los trucos y los métodos para reducir el tamaño de los transistores de silicio. Hasta el momento, los chips de Intel son los más pequeños con 14 nanómetros, pero no es claro si la industria podrá continuar creando componentes más pequeños.

Un proyecto de IBM podría ser la solución a este problema, pues en lugar de emplear materiales tradicionales, planea reemplazarlos con nanotubos de carbono que sustituirían al silicio en algún momento cercano a 2020.

De acuerdo con la ley de Moore, que dice que el número de transistores en un circuito se duplica aproximadamente cada 2 años, los semiconductores deberán tener una densidad de 5 nanómetros para continuar con la tendencia de miniaturización de componentes. De acuerdo con Wilfried Haensch, líder del proyecto de nanotubos de IBM, esta tecnología es la única que parece viable para continuar con el avance del poder computacional, al ofrecer una manera práctica de construir transistores más pequeños y más rápidos, pues son capaces de alcanzar velocidades hasta 3 veces superiores a aquellas del silicio.

Esta tecnología ya existe desde hace unos años, pues IBM creó el primer nanotubo de carbono en 1998, pero ninguna compañía se había comprometido a prepararla para su comercialización.

Por el momento, el proyecto permanece dentro de los laboratorios de IBM y los investigadores aceptan que su éxito no está garantizado, pero advierten que, aparte de esta tecnología, hay pocas cosas con potencial suficiente para reemplazar al silicio y que de no lograr implementarla en 2020 la ventana de oportunidad podría permanecer cerrada.