El mediocampista Kevin De Bruyne (93’) y el delantero Romelu Lukaku (105’) sentenciaron la victoria a favor de los Diablos Rojos en el tiempo extra del enfrentamiento ante la selección de Estados Unidos en el Fonte Nova de Salvador de Bahía.

En un encuentro que estuvo dominado por Estados Unidos en la posesión del balón en un 54%, aunque con mayores oportunidades de tiro de la selección belga, al realizar 39 de los cuales 17 fueron al arco, los Diablos Rojos lograron imponerse a los gringos y derrotarlos con marcador 2-1.

Dominó Bélgica, que desde el principio logró partir a Estados Unidos en dos. Sin el lesionado Beckerman, poca resistencia ofrecía el equipo estadounidense en la media cancha y los de Wiltmos aprovecharon los espacios. Al primer minuto, los 'Diablos Rojos' ya habían exigido a Tim Howard con un tiro de Origi tras un robo en la media. La escena se repetiría una y otra vez.

Tras una breve interrupción cuando un espontáneo saltó a la cancha, pasó casi media hora antes de que fuera necesaria la intervención de Thibaut Courtois a un tiro de Jones. Por los belgas, lo intentó Hazard, que junto con Vertonghen se adueñaron de la banda izquierda, De Bruyne y hasta Fellaini, haciendo que Howard y Demarcus Beasley se vistieran de héroes. Siete remates, en total, tuvo Bélgica antes de que finalizara la primera miad.

El panorama para Estados Unidos, que ya se vislumbraba obscuro, empeoró cuando Fabian Johnson tuvo que abandonar el terreno por una lesión muscular. Su suplente, Yedlin, sufrió lo indecible en el intento de frenar a Hazard.

Tras el descanso, Bélgica redobló esfuerzos. En su primera oportunidad, Mertens cabeceó a gol y sólo una genialidad de Tim Howard logró impedirlo. Después fue Vertonghen, que la mandó desviada y Witsel con un disparo desde la frontal antes de que Howard, de nuevo, se volviera a lucir ante un remate de Divock Origi.

Bélgica se daba gusto con las contras por izquierda y con velocidad, de Vertoghen para Hazard y de Hazard para De Bruyne, llegaban una y otra vez. Pero en todas se toparon con Howard, que acabó los 90 minutos reglamentarios con 12 salvadas en total. En los últimos instantes, Estados Unidos, que apenas se había acercado a la meta de Courtois, se perdió la oportunidad de la noche cuando Wondolowski, con la portería a su disposición, mandó el balón a las nubes, mandando irremediablemente el encuentro a la prórroga.

El onceno que dirige Marc Wilmots necesitó de 93 minutos para lograr su primer tanto, a solo tres minutos de haber iniciado los primeros 15 minutos de tiempo extra, llegó la oportunidad de gol en piernas de Kevin De Bruyne que realizó disparo con la derecha desde el lado derecho dentro del área disparo rastrero junto al palo izquierdo.

Doce minutes después, en 105' Bélgica marcó su segunda anotación cuando Romelu Lukaku disparó de zurdazo desde el centro del área al ángulo superior izquierdo con asistencia de Kevin De Bruyne después de un pase en profundidad tras un contragolpe y de esa manera sentenciar el encuentro con una victoria 2-0 sobre Estados Unidos.

Pero de los de Jürgen Klinsmann no quisieron quedarse atrás y en búsqueda de igualar el marcador anotaron el gol del honor, cuando el recién entrado al juego, Julian Green, que sustituyó a Alejandro Bedoya en el complementario de los primeros 15 minutos extra.

Green realizó disparo con la derecha desde el centro del área por el lado derecho de la portería con asistencia de Michael Bradley después de un pase en profundidad.

Bélgica enfrentará a Argentina el 5 de julio en el Estadio Nacional de Brasilia en los cuartos de final.