El conjunto albiceleste logró salvarse de ser eliminada del Mundial por la selección helvética y consigue su pase a cuartos de final con un tanto de Angel Di María en el 118’ del tiempo extra.

El mediocampista también jugador del Real Madrid logró reivindicarse en el encuentro ante los suizos luego de estar prácticamente ausente del partido durante los 90 minutos reglamentarios, cuando realizó zurdazo desde el lado derecho dentro del área con disparo rastrero junto al palo izquierdo y con asistencia de Lionel Messi.

Argentina se impuso a Suiza por la mínima al derrotarlos en tiempo extra 1-0, a pesar de haber tenido un 64% de dominio del balón durante todo el partido, con 79% de robos del esférico, 29 tiros de los cuales ocho fueron al arco, 13 tiros de esquina, cuatro salvadas, un fuera de lugar, 18 faltas y tres tarjetas amarillas.

Pero la Albiceleste, como en el resto del Mundial, tiró de individualidades a falta de juego consistente. Messi y Di María, sus estiletes, se encontraron cuando los penaltis eran irremediables. El rosarino culminó con clase una incursión de la estrella del Barcelona.

Con Fernando Gago y Javier Mascherano en la sala de máquinas de Argentina, la conexión con Higuaín o Messi era una quimera. Partida como queda la medular de Argentina, la Pulga no tenía más remedio que bajar a recibir. Pero en el centro del campo le esperada la emboscada suiza.

En una ocasión escapó a ella en los primeros 45 minutos. Como practica en el Barcelona, explotó el juego interior con paredes cortas hasta llegar al punto de penalti. Allí abrió para Ángel di María, que disparó flojo.

El extremo de Rosario estaba a pierna cambiada, en la derecha, después de intercambiarse con Ezequiel Lavezzi.

La inconsistencia argentina la aprovechó el Messi suizo, otro zurdo de 1,69 metros con quilates de fútbol. Xherdan Shaqiri. La joven estrella del Bayern Múnich estuvo en todas. Absorbió el frente de ataque helvético y sirvió dos excelentes oportunidades en el primer tiempo.

Por el contrario, Suiza deberá regresar a casa luego de hacerle frente a la favorita latinoamericana en un juego donde solo tuvo 36% de posesión del balón, realizó 96 por ciento de robo de la esférica, 15 tiros de los cuales cinco fueron al arco, siete salvadas y dos tarjetas amarillas.

Shaqiri quería ofuscar a Messi. Por eso, brindó un magnífico pase al ariete Josip Drimic que le puso cara a cara con Romero. El delantero del Nuremberg y el portero argentino estuvieron cada cual peor.

Romero, por quedarse clavado y no salir, y Drimic, por intentar un remate bombeado ante un portero de 1,92 metros que no se había echado al suelo.

Antes del descanso, el central Ezequiel Garay casi conecta un cabezazo al saque de esquina botado por Messi.

Al intervalo, Di María regresó a la izquierda y Lavezzi, a la derecha. Argentina acosó al país alpino. Higuaín cabeceó en escorzo y forzó a Benaglio a una excelente estirada. Leo Messi estuvo a un palmo de derribar la cerca suiza. El poderoso remate se le escapó por encima del larguero.

El lateral zurdo Marcos Rojo engañó a Benaglio. Chutó escorado en vez de centrar. El cancerbero del Wolfsburgo tuvo reflejos para reaccionar a tiempo.

Para entonces Argentina había pasado a combinar mejor y a depender menos de las arrancadas esporádicas de Di María, que se marcó una frívola rabona, y Lavezzi.

El héroe de los helvéticos fue su guardameta Diego Benaglio que con su excelente actuación realizó siete atajadas de balón de los argentinos, sin embargo en el tiempo extra, a pocos minutos de verse obligados a pasar a la ronda penales, Di Maria logró la única anotacion de su equipo y clasificarse a los cuartos de final para enfrentarse el próximo 5 de julio ante el conjunto ganador del encuentro de esta tarde entre Estados Unidos y Bélgica.

Suiza estaba cerca de la rendición. No conseguía poner el balón fuera de su campo. Solo Shaqiri intentaba sacar la cabeza con algunos caracoleos en el costado derecho, pero su calidad no encontraba socios de su altura.

Messi, al que se le notó tenso en un empujón que dio al un suizo cuando el reloj se agotaba, volvió a la carga desde la derecha. La marabunta suiza se interpuso. Un libre indirecto suizo cabeceado por Schaer por encima del arco puso punto y final a los 90 reglamentarios.

La prórroga dejó al 10 argentino aún más nervioso, que tuvo un roce con Gokhan Inler. La piernas pesaban para las dos selecciones. Ni la entrada del creativo Rodrigo Palacio dio el lustro necesario a los argentinos. Los helvéticos respiraron un poco por el bajón físico de sus adversarios.

Fue entonces cuando Suiza se gustó. Ante un desfondado rival, triangularon en el centro del campo con Shaqiri como maestro de orquesta. Los 'olés' del público (brasileño) celebraban ver a Messi, Higuaín y compañía correr detrás del balón.

Argentina quiso resolver antes de la tanda de penaltis. Di María, cuya energía es inagotable, cargó contra Benaglio. El meta voló para sacarla a córner. El jugador del Real Madrid fue quien más se ofreció en el repecho final, cuando nadie tenía aliento.

Messi, cómo no, rompió por el centro y, poco egoísta, abrió para la derecha. Di María ejecutó raso y puso a Argentina en los cuartos en el 117. Aunque Dzemaili casi lleva el encuentro a los penaltis. Su cabezazo dio en el poste. Un libre directo en el 120 puso el nudo en la garganta de Argentina, pero el disparo de Shaqiri golpeó en la barrera.