El Blackphone, el primer teléfono inteligente pensado y diseñado para las personas obsesionadas por la privacidad y la seguridad digital, comenzó a llegar la mercado.

El dispositivo –que fue presentado oficialmente en febrero de este año- cuesta alrededor de US$ 629 dólares y lo fabrica una empresa conjunta creada por Silent Circle y Geeksphone,

El gran argumento de venta, y lo que lo diferencia de la gran oferta que tiene el mercado de Smartphones, es que en este dispositivo la seguridad y la privacidad fueron puestos "por delante de todas las demás consideraciones".

Con el fin de lograr este ideal, el Blackphone se basa sobre una versión especialmente preparada del sistema operativo Android, denominada PrivatOS.

Y su software viene con soporte integrado para el cifrado de las llamadas de voz y videollamadas, además de mensajería de texto.
Por otra parte, impide en forma automática que el equipo acceda a nodos y puntos de acceso Wi-Fi.

También tiene una app central: el centro de seguridad que proporciona a los usuarios el máximo control sobre una amplia gama de permisos de las aplicaciones. Y el dispositivo viene con un sistema para anonimizar la navegación Web y da soporte para VPNs.

El Blackphone ofrece una pantalla de 4,7 pulgadas HD IPS, y su CPU es una Nvidia Tegra 4i de 2 GHz, y 16 GB de almacenamiento interno. Es compatible con LTE y HSPA + para las redes inalámbricas.