El expresidente francés ha sido detenido y está siendo interrogado por tráfico de influencias en régimen de custodia.

Nicolás Sarkozy ha sido llamado hoy a declarar ante la Policía Judicial de Nanterre, localidad cercana a París, sobre un caso de presunto tráfico de influencias y violación del secreto de instrucción, informa la agencia EFE.

Los agentes lo mantienen en régimen de custodia, medida inédita hasta ahora para un exmandatario y durante la que permanecerá bajo la jurisdicción de la Policía judicial y con asistencia letrada, lo que permite interrogarle hasta 48 horas en caso de que sea necesario.

Ayer la policía judicial ya detuvo e interrogó al abogado del político, Thierry Herzog, y a los magistrados del Supremo Gilbert Azibert y Patrick Sassoust. Sobre los tres recae la sospecha de formar parte de una red de informantes del exmandatario francés acerca de los escándalos de financiación ilegal que se le atribuyen.