Cuando faltan 16 meses para las elecciones legislativas, la oposición socialdemócrata (SPD), que critica la política de austeridad de Merkel, mantuvo el control de Renania del Norte-Westfalia, ganando alrededor de cuatro puntos con respecto a 2010.