Norikazu Hoshi, director administrativo de Sharp reveló recientemente que destinó la producción completa de su planta Kameyama No. 1 a cumplir las necesidades de Apple. Lo interesante es que el directivo también afirmó que no está completamente a gusto con el movimiento, ya que implica someterse a un alto nivel de volatilidad.

“Si toman en cuenta sólo esta planta, ciertamente presenta un algo riesgo de volatilidad. Pero si hacemos paneles LCD para smartphones en grandes cantidades en la planta No. 2, podemos absorber el impacto aún cuando a la planta No. 1 no le esté yendo tan bien.”, aseguró Hoshi.

La planta No. 2 de Sharp puede producir el doble de paneles LCD a partir de un solo substrato, gracias a que utiliza tecnología de octava generación, mientras que la planta No. 1 emplea substrato de secta generación. Y aunque los productos de Apple tienden a convertirse en grandes éxitos de venta, también es cierto que la demanda de producción cambia drásticamente de trimestre a trimestre; además, el crecimiento del mercado del iPhone se ha ido estancando, mientras que otros dispositivos para Android han comenzado a ganar terreno.