Este fin de semana, el Cardenal Leopoldo Brenes visitó la ciudad universitaria de León, recibimiento que inició desde el municipio de Nagarote, donde la feligresía se concentró a la entrada del poblado para saludar al representante del Vaticano en nuestro país. Con mucho júbilo, hombres, mujeres, ancianos, jóvenes y niños abrazaron y pidieron la bendición al Cardenal Brenes, quien con mucho cariño interactuó con más de uno, quienes no perdieron la oportunidad para realizarse una fotografía con el líder religioso.

La caravana del Cardenal era encabezada por un vehículo del cuerpo de bomberos de León, quienes con el sonido de la sirena anunciaban la llegada de Su Eminencia, ocasionando que los leoneses se desbordaran en las calles para darle la bienvenida. Durante su recorrido por las calles de la ciudad, se detuvo a compartir unos minutos con las comunidades religiosas de las iglesias de Guadalupe, la Casa de Retiro y la Merced, con quienes elevó plegarias para que la bendición de Dios sea derramada en cada una de las familias de este departamento.

Una vez finalizado el recorrido por la ciudad al que asistió una inmensa mayoría de miembros de la arquidiócesis, se dirigieron a la Basílica Catedral de la Asunción de León, donde los asistentes saludaron al líder religioso durante su ingreso al templo con mucho júbilo y el infaltable sonido de campanas y el estallido de pólvora, acto que fue agradecido por el Cardenal.

“He sido testigo de ese calor del corazón de los leoneses, el cual he experimentado al ingresar al territorio de cada una de las parroquias de este departamento, donde he visto ese recibimiento tan caluroso, pero lo más hermoso ha sido ver la grandeza de Dios quien nos ha enviado a esta diócesis en este día en el que celebramos a San Pedro y San Pablo, siendo esta celebración un símbolo de unidad, hermandad y humanidad”, señaló.

“En esta visita he logrado apreciar esa fe tan grande del pueblo, el cariño hacia sus pastores y el fruto de la experiencia que los fieles tienen de Jesucristo y Nuestra Madre la Virgen María, es bonito ver cómo a través de la palabra de Dios se están transmitiendo valores cristianos de manera especial, los que son vistos a través de la participación de todos en la eucaristía”, añadió.

La celebración religiosa en la que estuvo como anfitrión el Obispo de León, Monseñor Bosco Vivas, fue catalogada como un encuentro en el que se fortalece la fe y la unidad del pueblo católico.

“Siempre que se manifiesta la comunión de la iglesia podemos considerarlo como una gracia de Dios, habiendo sido la iglesia de Nicaragua bendecida con el Cardenalato de Su Eminencia el Cardenal Brenes, Dios nos está diciendo que ama a nuestro país, estamos en la mente del vicario de Cristo y esa gracia tenemos que aprovecharla fortaleciendo la unidad de la iglesia tratando de cumplir los mandamientos como Dios nos lo ha indicado” destacó Vivas.

Feligresía agradece presencia de Cardenal Brenes

‘Polito’ como todos llaman cariñosamente al Cardenal Leopoldo Brenes, es considerado un ejemplo de humildad y amor al prójimo por parte de la comunidad católica de León, quienes no dudaron en ningún momento ser partícipes de la visita del religioso, quien desde su llegada compartió el mensaje de Jesucristo a través de las Santas Escrituras.

“Para nosotros la visita del Cardenal es un acontecimiento importante, porque todos esperábamos con ansias este momento, escuchar de su viva voz el mensaje de salvación de nuestro Señor Jesucristo, un mensaje que nos llama a la unidad, hermandad, pero sobre todo al perdón”, manifestó Silvia García.

“El Cardenal Brenes es un hombre humilde que ha sabido ganarse la admiración y el respeto de todos los nicaragüenses, un ser ungido por Dios que se ha ganado la gracia a través de su nombramiento como Cardenal, siendo el segundo en la historia de nuestro país, hoy todos estamos viviendo una fiesta religiosa gracias a la presencia de nuestro guía espiritual”, destacó Antonio Meléndez.

Entregan las llaves de la ciudad

Al finalizar la eucaristía, el compañero Róger Gurdián, alcalde de León, efectuó la entrega de las llaves de la ciudad y declaró Hijo Dilecto al Cardenal Brenes, noticia que fue del agrado de todos los presentes, quienes aplaudieron y agitaron sus pañuelos y banderas al saber el nombramiento.

“En este día en el que celebramos las festividades de San Pedro y San Pablo, en nombre de los pobladores de León y las autoridades del Gobierno Municipal reciba las llaves de la Ciudad Universitaria y la distinción de Hijo Dilecto de esta ciudad, por sus méritos como pastor de la iglesia nicaragüense, trayendo ese mensaje de fe y amor a través de su solidaridad” concluyó Gurdián.